Busca y lo encontrarás. Seguro. De venta en todos los establecimientos del planeta tierra. El mejor juguete para tus hijos. El mejor juguete para tus padres. El mejor juguete para todos y cada uno de tus familiares y amigos. Incluso, el mejor juguete para ti. Sin límite de edad. Diseñado para todos y cada uno de nosotros, a medida. Con este juguete venido de los confines del pasado, inventado y desarrollado por los mejores hacedores de historias, podrás reír, llorar, correr, bailar y viajar, entre otras miles de actividades. Lo mejor, no necesita pilas. Lo bueno, altamente mutagénico y adictivo. Se han documentado casos que después de elevadas dosis de juego, algunos sujetos han mutado a hacedores de historias. Lo raro, que no encuentres el producto y lo peor….. no se han documentado intolerancias.

La próxima vez que no sepas que regalar, no desesperes, este juguete superará con creces todas tus expectativas.

¡Regala Cultura! ¡Regala independencia!

_____________________________________________

 

El mejor juguete a regalar


Tags: jsjFrog, cultura 3.0, regalos, libros

Publicado por JsJFrog @ 13:56  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

He muerto, y he tenido la fortuna de morir próxima en el tiempo a Carrie Fisher. Este hecho me deja apartada del bullicio de los reconocimientos y los sensibleros agradecimientos y recuerdos. Se de buena tinta que no se puede comparar el mundo de la materia oscura, aunque constituye un cuarto del Universo, con el lado oscuro de la fuerza que, también se de buena tinta, conforma cientos de miles de espíritus seguidores. No seré yo la quiera comparar vidas y transcendencias, pero el nacer mujer e intentar, primero estudiar y luego reconocimiento en el mundo de la astronomía, era harto difícil. Ya sabéis, y si no os lo cuento, que intenté el ingreso en Princeton para cursar los estudios de postgrado en astronomía, cosa que fue imposible de realizar, existía una prohibición para las mujeres. Eran tiempos complicados y me imagino que para Carrie serían igual de difíciles. Ya lo he repetido varias veces a lo largo de mi vida pero lo vuelvo a repetir, la fama es fugaz. Y no vale de mucho haber estudiado alrededor de doscientas galaxias o haber desvelado parte del secreto de la materia oscura, cuando el lado oscuro nos invade y nos ciega. Sólo espero que por lo menos alguien, por insignificante que sea el mundo de la astronomía, recuerde que en nuestro maravilloso Universo de luz existe un asteroide que se llama 5726 Rubin. Descansemos.

____________________________

Distribución calculada de la materia oscura

Distribución calculada de la materia oscura


Tags: jsjForg, Vera Rubin, Astronomía, Carrie Fisher, Materia oscura, Lado oscuro

Publicado por JsJFrog @ 9:13  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

No hace mucho tiempo, en un frío día de invierno, esos en que la luz escasea y toda actividad humana se realiza bajo la difusa luz de los fluorescentes, conocí al contador de patatas.

Era un tipo extraño, silencioso hacia el exterior y bastante huraño. Portaba una radio que unía a sus oídos mediante unos vetustos auriculares, hecho que me hizo visualizar a un bebé recién nacido unido a su madre por el cordón umbilical. Creo que ambos casos tenían la misma función protectora. Su apariencia era inquietante. Sus ropas se podrían denominar “vintage”, aunque descarto su revalorización con el paso del tiempo. En realidad era ropa muy vieja, raída y con un acumulado olor a soledad. Sobre fondo blanco, agujeros de todo tamaño que dejaban, entre medias, paso a grandes manchas de todo tipo y color. El poco blanco que subsistía contrastaba con los zapatos, que al paso del tiempo, lucían un apagado negro sucio. La fotografía se completaba con un pelo canoso largo, algo sucio y bastante lioso, agarrado sin nada de gracia, a una goma para formar un pequeño moño. Su cara tampoco se libraba de pelo largo y enmarañado que dibujaba una barba descuidada que resguardaba, aún más, su intimidad o su dolor.

Me senté a su lado, debía explicarme en qué consistía el trabajo, ese que me dijeron que era básicamente el contar patatas, aunque también se trataba de evaluar sus medidas y su calidad a la vista de un hipotético consumidor. Sabía de la existencia de trabajos extraños, pero este me resultaba de lo más extraterrestre. Pensándolo bien, creo que era el trabajo idóneo para la persona ideal. Me planteé si yo sería capaz de ser esa persona ideal. Sin mediar palabra, se levantó y despareció a mi vista. A los pocos segundo apareció con una bolsa de plástico llena de patatas, cortadas en tiras y ultracongeladas. Pesó la bolsa y anotó el peso en una hoja de papel que tenía al lado. Rompió uno de los extremos y derramó el total de las patatas sobre una bandeja de plástico que tenía ya incorporadas grandes cantidades de grasa. Este hecho dio paso a múltiples hechos más, paso a paso, de forma robótica, para llegar a completar la hoja con una veintena de datos. Una reacción en cadena que se desdibujó en el tiempo al igual que el movimiento constante de su cuerpo y sus pies al ritmo de la música que oía.

No me importó que no se dirigiese a mí en ningún momento, ni siquiera para preguntar por mi nombre. Hoy, el primer día de un largo invierno, sentado en el sillón de un melancólico despacho, recuerdo aquel extraño pero digno personaje ensimismado en su contador analógico y ataviado con unos viejos auriculares que le unían a la soledad de un contador de patatas.

_____________________________________________

El mecanismo

La canción


Tags: jsjFrog, Lab.3.0

Publicado por JsJFrog @ 12:06  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Tres veces cargué la pluma
para que la tinta se evaporase
sin haber escrito nada.
Tres oportunidades perdidas.
Tres más.
¿Cuántas más
la tinta debe evaporarse para encontrar el viento
que cierre la ventana de esta esclavitud?
¿Otras tres?


Tags: jsjFrog, ref.lab.03

Publicado por JsJFrog @ 10:55  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Era en lo que se había convertido. Era un tipo gris, en días grises, conduciendo un coche gris y enfundado en un traje gris, con la única alegría de llevar atada al cuello una corbata negra. Bostezaba y comía en gris. Sufría desengaños amorosos en gris con la única alegría de que cuando amaba, amaba en negro. Era tan gris ver cómo vivía.

Una mañana, viéndole llegar al aparcamiento del trabajo donde nunca había coincidido con él, descubrí que tenía un maravilloso secreto. Ese tipo gris aparcaba su coche, apagaba el motor, cerraba las puertas con el cierre centralizado, se despojaba del cinturón de seguridad y subía dos puntos el volumen de la radio. Se recostaba cómodamente sobre el asiento y cerraba los ojos. Comenzaba a mover lentamente los pies bajo el influjo de la música que ahora sonaba dos puntos más alta. Su cara se iba iluminando. Hasta el traje parecía menos gris. Poco a poco, todos y cada uno de los miembros y los músculos de su cuerpo se acompasaban al ritmo de la música que salía a gritos por los altavoces. Y allí estaba, poseído, iluminado, bendecido. Juro que fui capaz de ver el parpadeo de las luces y los reflejos dibujados sobre la pista de baile que dejaba una bola de cristal anclada al techo. Llegue, incluso, a oler el sudor dulzón del alcohol mezclado con refrescos que despedía el tipo que hasta hace un momento era gris. Solo el ruido provocado por una puerta de coche al cerrar me hizo salir del trance. Y vi cómo aquel tipo se alejaba pausadamente mientras los intermitentes de su coche parpadeaban. Un día gris, un día de lluvia y frío, me enfrente a mi vida y al recuerdo.


Tags: jsjFrog, días de baile, días de furia

Publicado por JsJFrog @ 13:59  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Os lo voy a contar, sabiendo que no es de vuestra incumbencia, pero eso, no se lo contaré a nadie. Un día de esos que te levantas con el cuerpo más para allá que para acá, te frotas los ojos, te desperezas y en el esfuerzo sientes que algo no va bien, es un día inaugural. Desde ese microsegundo automático de chequeo, sabes, y si no lo sabes yo te lo cuento, te conviertes en homomedicus. Empieza una irregular etapa en la que con gesto dolorido y mala cara, peregrinas de un establecimiento a otro buscando solución, que según la época en que se produce la peregrinación, puede variar entre apresurado e infinito, siendo infinito un punto y final. He de decir, y si no lo sabes yo te lo cuento, que se han documentado casos en que la rapidez ha sido vertiginosa, son los denominados casos aspirinum. Estos casos han sido desarrollados como respuesta a una demanda cada vez más voluminosa de peregrinos y suele cortar en la primera etapa y de raíz el peregrinaje. Así mismo, se han desarrollado otros métodos alternativos paliativos que consisten en dejar al peregrino horas y horas en salas de espera, que si bien de espera tienen mucho, como concepto de sala con un mínimo de confort para un peregrino que se retuerce y arde como una serpiente que está en plena muda de piel, tiene poco. Está documentado con más de medio millón de entrevistas post-sala, que este método es uno de los mejores como vía de sanación por aburrimiento, cuando llega el momento de enfrentarse al sumo sacerdote, al peregrino ya no le queda ninguna sensación, nada le arde y entra en una especie de Nirvana que, en la mayoría de los casos, acaba con él en la casilla de salida sin saber cómo ha ocurrido.

El peregrinaje es duro y, al igual que en todos los peregrinajes, surgen los pensamientos negativos, las reflexiones y el establecimiento de un nuevo orden de prioridades. En definitiva, una absoluta epifanía.

Os lo cuento, aunque no sea de vuestra incumbencia. Yo he peregrinado y sigo peregrinando. Lo maravilloso es que en mi epifanía he renovado mi personalidad, cercenada durante años de esclavitud y he sudado, en los ardores, la miseria que me cubría. Y como rebeldía y reacción, he comprado tiempo.


Tags: jsjFrog, otro mundo, otra vida, para Agata

Publicado por JsJFrog @ 14:49  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Se respira un día inhóspito. Elvira, mientras pulsa sobre uno de los dígitos de la calculadora que tiene en la mesa, piensa. Mira a través de la ventana y vuelve a pulsar algunos dígitos de la calculadora de forma aleatoria y armónica, sin darle importancia a lo que en la pantalla aparece. Echa un vistazo. 23478. ¿A quién le importa el 23478? ¿A quién le importo yo? Piensa. Se respira un día triste. Un perro pasea por la calle callada y llorosa. Las lágrimas del día mojan sus grandes y descuidadas lanas. A él, no le importa y trota con la fluidez que la araña muestra cuando pasea por los finos hilos de su tela. ¿A quién le importa? Dios está muy ocupado y el Diablo, en día como hoy, tiene mucho trabajo. Nubarrones se desarrollan rápidamente. Elvira no deja de teclear en la calculadora mientras la música asíncrona de los truenos deja destellos desnudos sobre las pupilas de un perro asustado. Llora el cielo y ruge la tristeza. ¿A quién le importa? ¿A quién le importo? Piensa Elvira.


Publicado por JsJFrog @ 14:41  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar