Tres veces cargué la pluma
para que la tinta se evaporase
sin haber escrito nada.
Tres oportunidades perdidas.
Tres más.
¿Cuántas más
la tinta debe evaporarse para encontrar el viento
que cierre la ventana de esta esclavitud?
¿Otras tres?


Tags: jsjFrog, ref.lab.03

Publicado por JsJFrog @ 10:55  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Era en lo que se había convertido. Era un tipo gris, en días grises, conduciendo un coche gris y enfundado en un traje gris, con la única alegría de llevar atada al cuello una corbata negra. Bostezaba y comía en gris. Sufría desengaños amorosos en gris con la única alegría de que cuando amaba, amaba en negro. Era tan gris ver cómo vivía.

Una mañana, viéndole llegar al aparcamiento del trabajo donde nunca había coincidido con él, descubrí que tenía un maravilloso secreto. Ese tipo gris aparcaba su coche, apagaba el motor, cerraba las puertas con el cierre centralizado, se despojaba del cinturón de seguridad y subía dos puntos el volumen de la radio. Se recostaba cómodamente sobre el asiento y cerraba los ojos. Comenzaba a mover lentamente los pies bajo el influjo de la música que ahora sonaba dos puntos más alta. Su cara se iba iluminando. Hasta el traje parecía menos gris. Poco a poco, todos y cada uno de los miembros y los músculos de su cuerpo se acompasaban al ritmo de la música que salía a gritos por los altavoces. Y allí estaba, poseído, iluminado, bendecido. Juro que fui capaz de ver el parpadeo de las luces y los reflejos dibujados sobre la pista de baile que dejaba una bola de cristal anclada al techo. Llegue, incluso, a oler el sudor dulzón del alcohol mezclado con refrescos que despedía el tipo que hasta hace un momento era gris. Solo el ruido provocado por una puerta de coche al cerrar me hizo salir del trance. Y vi cómo aquel tipo se alejaba pausadamente mientras los intermitentes de su coche parpadeaban. Un día gris, un día de lluvia y frío, me enfrente a mi vida y al recuerdo.


Tags: jsjFrog, días de baile, días de furia

Publicado por JsJFrog @ 13:59  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Os lo voy a contar, sabiendo que no es de vuestra incumbencia, pero eso, no se lo contaré a nadie. Un día de esos que te levantas con el cuerpo más para allá que para acá, te frotas los ojos, te desperezas y en el esfuerzo sientes que algo no va bien, es un día inaugural. Desde ese microsegundo automático de chequeo, sabes, y si no lo sabes yo te lo cuento, te conviertes en homomedicus. Empieza una irregular etapa en la que con gesto dolorido y mala cara, peregrinas de un establecimiento a otro buscando solución, que según la época en que se produce la peregrinación, puede variar entre apresurado e infinito, siendo infinito un punto y final. He de decir, y si no lo sabes yo te lo cuento, que se han documentado casos en que la rapidez ha sido vertiginosa, son los denominados casos aspirinum. Estos casos han sido desarrollados como respuesta a una demanda cada vez más voluminosa de peregrinos y suele cortar en la primera etapa y de raíz el peregrinaje. Así mismo, se han desarrollado otros métodos alternativos paliativos que consisten en dejar al peregrino horas y horas en salas de espera, que si bien de espera tienen mucho, como concepto de sala con un mínimo de confort para un peregrino que se retuerce y arde como una serpiente que está en plena muda de piel, tiene poco. Está documentado con más de medio millón de entrevistas post-sala, que este método es uno de los mejores como vía de sanación por aburrimiento, cuando llega el momento de enfrentarse al sumo sacerdote, al peregrino ya no le queda ninguna sensación, nada le arde y entra en una especie de Nirvana que, en la mayoría de los casos, acaba con él en la casilla de salida sin saber cómo ha ocurrido.

El peregrinaje es duro y, al igual que en todos los peregrinajes, surgen los pensamientos negativos, las reflexiones y el establecimiento de un nuevo orden de prioridades. En definitiva, una absoluta epifanía.

Os lo cuento, aunque no sea de vuestra incumbencia. Yo he peregrinado y sigo peregrinando. Lo maravilloso es que en mi epifanía he renovado mi personalidad, cercenada durante años de esclavitud y he sudado, en los ardores, la miseria que me cubría. Y como rebeldía y reacción, he comprado tiempo.


Tags: jsjFrog, otro mundo, otra vida, para Agata

Publicado por JsJFrog @ 14:49  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Se respira un día inhóspito. Elvira, mientras pulsa sobre uno de los dígitos de la calculadora que tiene en la mesa, piensa. Mira a través de la ventana y vuelve a pulsar algunos dígitos de la calculadora de forma aleatoria y armónica, sin darle importancia a lo que en la pantalla aparece. Echa un vistazo. 23478. ¿A quién le importa el 23478? ¿A quién le importo yo? Piensa. Se respira un día triste. Un perro pasea por la calle callada y llorosa. Las lágrimas del día mojan sus grandes y descuidadas lanas. A él, no le importa y trota con la fluidez que la araña muestra cuando pasea por los finos hilos de su tela. ¿A quién le importa? Dios está muy ocupado y el Diablo, en día como hoy, tiene mucho trabajo. Nubarrones se desarrollan rápidamente. Elvira no deja de teclear en la calculadora mientras la música asíncrona de los truenos deja destellos desnudos sobre las pupilas de un perro asustado. Llora el cielo y ruge la tristeza. ¿A quién le importa? ¿A quién le importo? Piensa Elvira.


Publicado por JsJFrog @ 14:41  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Ssshhh........

................

........silencio........,

silencio pausado,

silencio anotado,

silencio triste y atormentado.

Oídos sordos, Ssshhh…… ¡silencio!

Abierto, encubierto, enterrado y muerto.

Ssshhh…… ¡silencio!

silencio poroso,

silencio pegajoso,

silencio matador y mentiroso.

Oídos sordos, Ssshhh……


Tags: jsjFrog, actualidad

Publicado por JsJFrog @ 13:57  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Un día, muy lejano, maté un pollo. Así de claro y así de duro. Los hechos se encuentran almacenados en el rincón más inexpugnable de mi cerebro. Un rincón húmero, con telarañas, algo de moho y un fuerte olor a culpa. Un rincón opaco a los escáneres y translucido al paso del tiempo. Tiempo necesario para poder gritar que fui yo, yo maté al pollo. Que fui yo el que recogió el cadáver aplastado de entre mi cuerpo y el colchón de la cama. Que fui yo quién sigilosamente, al amanecer, recorrí los seis metros que separaban mi habitación de la cocina y arrojé el muerto a la basura. Volví a la habitación, cargado de tristeza y reproche, para pasar toda la noche en vela. Mi madre siempre supo que yo fui el asesino y yo siempre supe que fue por amor.


Tags: jsjFrog, animalario, culpa

Publicado por JsJFrog @ 9:49  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Sudar la vida con olor a botica mientras el borracho duerme. ¡Qué gran noche! ¿Dónde está la luna que me acompañaba? El viejo grita y el borracho ronca. La vieja llora atención y el loco orina. La química fluye encapsulada entre paredes de plástico. La sangre roja tiñe el suelo donde el borracho ha decidido dejar su vida encapsulada entre bolsas. Más plástico. La luna se asfixió, no resistió tanto plástico en la mar. Ectoplasmas deambulan pidiendo química, la necesitan para vivir el dolor de la soledad. La soledad del borracho convertido en loco y que se despereza ajeno a los gritos, a los lloros, a la sangre, a la desaparición de la luna y a la gran noche pasada. Mi gran noche.


Tags: jsjFrog, vida, salud, fortaleza

Publicado por JsJFrog @ 14:30  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar