Hoy en la noche, confieso: soy culpable de asesinato. No lo pude evitar, jur? que cuidar?a de mi y al despuntar la ma?ana el cabr?n de mi??ngel?de la Guarda, borracho, tambale?ndose, soporta entre sus manos un coraz?n caliente a?n palpitante. El dolor punzante de mi pecho no deja dudas, es m?o. Siento un calor horrible, me desnudo y corro como un pura sangre que sabe de su ?ltima carrera. A medio d?a, a?bocajarro, acaban con mi sufrimiento. No ten?a coraz?n para el esfuerzo, dec?an. Maldito??ngel. Los gusanos corroen mi cuerpo, lo noto, noto sus peque?as mand?bulas?mordisqueando?mi fibroso cuerpo de corcel. Al abrir los ojos, en el ocaso, mis alas son fuertes y vuelo. Veo como se queda atr?s el equino sin coraz?n. El aire recorre todo mi plumaje,?saboreando?todos los rincones, pero no siento el bombear y del recuerdo traigo a mi mente las malditas manos de mi ?ngel y un coraz?n a?n palpitante. S?lo tengo un deseo, su muerte. Lo confieso, hoy en la noche no puede evitarlo.


Publicado por JsJFrog @ 23:56  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios