¡Qué bonito! Las lágrimas surfeaban por mis mejillas mientras veía entrar por la puerta de la Invierna a mis colegas, uno tras otro. Había mandado una señal de SOS y como era costumbre en nuestro grupo, la respuesta había sido inmediata. No importó que la señal de socorro la mandase sin tiempo a reaccionar, estábamos entrenados para eso, para las alarmar. Se ponía la maquinaría en marcha y no había nada, ni nadie sobre la tierra, que pudiese pararnos. Hoy era yo el necesitado, el resto a la carrera. Besos a los niños, despedida de los conyugues que se quedaban en casa: por favor, ir haciendo la cena que enseguida vengo, esto no será nada, el cansino de Julián. Los niños se quedan perplejos, los conyugues no dan crédito, otra alarma. Imposible. Empiezan las sospechas, pero no importa, estamos preparados para aguantar la presión, estamos diseñados para ahorrar emociones y dispararlas en el momento más adecuado. Alguno me contó que tuvo que dejar el camión en medio de la M45, imposible aparcar con él donde habíamos quedado e imposible ir al depósito a dejarlo, un gasto de tiempo precioso. Una alarma es una alarma. Otras tuvieron que dejar las pancartas en mano de la policía. Reímos todos. – Cierto – nos cuenta- la alarma me ha pillado en medio de una reyerta por nuestros derechos mientras un policía, por cierto bastantes musculoso y con cara de ángel (y sabéis que algunos son fofos y su cara es más bien de ángel exterminador), me estrujaba entre sus garras. Tuve que despedirme. Dos besos al madero: nos vemos guapo. Y le dejé la pancarta: “No a los recortes” Me enteré por terceros que alguno tuvo que dejar un importante compromiso: un taller de sushi. Llevaba años afilando los cuchillos para enfrentarse a la temida vejiga venenosa del pez globo. Años de duro entrenamiento con psicólogos emocionales y ahora, ¡a la mierda!, terminó poniendo en el móvil, pero vino. También se cerraron bares, se dejaron de poner marcos de aluminio, de clorar piscinas, de beber algún que otro vaso de agua. Se perdió la posibilidad de contestar a los últimos Whathapp. Pero no importó nada, el estado de alarma es una estado emocional que nos une, que hace de nosotros uno sólo, que nos hace fuertes, que nos hace crecer, que nos ilumina en la búsqueda del camino y porque no decirlo, que nos podemos tocar durante un momentito las narices mientras nos tomamos un cafetito, y eso sí que es bonito, como para que una lágrimas surfeen a lo largo de mi cara.



Quedada en la Invierna: Alarma from ultimodia03 on Vimeo.

Besotes a todos... todas


Publicado por JsJFrog @ 12:09  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Maravilloso y estupendo día se ha quedado al final. No contento con joderme por la mañana temprano, me jode por la tarde y me jode a última hora. ¿Es posible que si hubiese tenido las botas bien no hubiese llovido como si fuesen a prohibirlo durante dos décadas?

Os dejo fotito del estado de una de mis botas, la gemela igual.

Y así han acabado el día.

Bendita cinta aislánte, aunque no ha servido de nada ya que corrían ríos de agua por las calles, las hormigas surfeaban y los caracoles sacaban bandera blanca intentado que cesase la caída de bombas de agua en forma de goterones de 10x10. Al final el agua a entrado por los cordones.

Y suma y sigue.... la tormenta ha borrado toda señal de TDT de mi televisión, un virus amenaza mi vida cibernética y tengo que dejar una chirimolla en su cucurucho de papel y darle calor para que madure y me la pueda comer mañana. Lo juro, no pertenezco a los subrealistas y hoy, pongo a dios por testigo, no he fumado nada. Ohmmmmmmm.


Publicado por JsJFrog @ 21:36 votar
Comentarios (0)  | Enviar

Si me tiro todo el día rodeado de cerdos, pero no esos deliciosos cerdos metidos en sus fangos retozando y engordando, sino cerdos de dos patas, cerdos, putos cerdos que seguro que en sus casas serán muy limpios, pero no gracias, no quiero que me inviten a comer, putos cerdos.Si sumamos el frío que hace, y no hablo del frío de las diez de la mañana, hablo del puto frío de las seis y media, de esa agua gélida recorriendo mi espalda mientras espero como un gilipollas al autobús, y no, no pienso quedarme en casa, hoy tengo cita con unas margaritas en su jardín.Y como no hay dos sin tres, el día que más llueve noto una sensación extraña al andar, y no, no me refiero al hecho de que suelo ir con los hombros caídos y el cuerpo encorvado como intentando adelantarme a mí mismo o buscarme pelusas en el ombligo, hablo de una sensación fría en la planta de los pies. ¿Serán los calcetines de verano en el contacto con el frío suelo?, ¿será desasosiego por la humedad que me rodea?. No, son las putas botas que se han roto, las dos a la vez, las dos por el mismo lado, las dos, la izquierda y la derecha. Ahora caigo, un día lluvioso me he dado cuenta que la política es una mierda, tan puta es la derecha como la izquierda, putas botas.Y todo ello me lleva a concluir que hoy, veintisiete de octubre, año once del siglo veintiuno va a ser una puta mierda por acumulación de factores, más que por la importancia de los mismos. Pero ocurre lo inesperado. Se cruza en mi camino una canción: una mezcla de armonía y melodía que da la vuelta a la tortilla. Aparece el buen humor. Busco con mi lupa de las indagaciones y miro y oigo y siento. Putos chavales irreverentes, “kakkmaddafakka”. Y son noruegos y un tipo del grupo se presentó a eurovisión y quedó último (que bonito saber que las orugas se convierten en mariposas de forma independiente a todos los putos cerdos que las rodean).En fin, después de esta disertación bipolariana en forma de estruendosa mierda que ha caído desde lo alto de mi cerebro y se ha estrellado contra el suelo mientras intentaba verme las pelusas del ombligo, os dejo para que comprobéis lo fácil que es sacar una sonrisa cuando la gracia y la frescura están presentes, putos noruegos, que salaos……

kakkmaddafakka - Restlees

(Dos clips de la misma canción)

Ver el vídeo (Pulsa)

VideoDeg

Ver el vídeo (Pulsa)

VideoDeg

kakkmaddafakka - Pick me

Ver el vídeo (Pulsa)

VideoDeg

kakkmaddafakka - Your girl

Ver el vídeo (Pulsa)

VideoDeg


Publicado por JsJFrog @ 12:05  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Un día más en que pienso ¡a la mierda! Y recibo una señal: unas cañitas y algo de picar. Se clavan unos ojos azules en los míos y doy un sorbito a la cerveza y comienzo a reflexionar sobre el miedo que me ha dado siempre el vivir con una alita rota. Y ahora tengo que vivir con las dos y como arte de supervivencia recuerdo el “arte de la guerra” de Sun-Tzu y pienso en que la mejor defensa es un ataque y me voy dando cuenta, sorbo a sorbo, palabra a palabra, con los ojos azules aún clavados en los míos, que no hay mejor defensa que la relación Humana con “H” mayúscula. Ahora reconozco en mis pasos la premura que me impide mirar a esos ojos azules fijamente y dejar fuera de la oscuridad mis alitas rotas y entender que esos ojos azules son portadores de sus propias alitas rotas y que han sido lo suficientemente valientes para mostrármelas. Sí, dos sorbitos más de cerveza sin alcohol, falta me hacía el riego y me alegra confirmar que las pequeñas cosas son grandes y que un simple cruce de vídeos de futbol anima, crea vientos de energía y aunque hoy había pensado en mandarlo todo a la mierda, el acostarme debajo de una flor, el saber que el verdadero amor es el que se deja en libertad y que lo más importante de la televisión es lo que no se ve, sigo escondiendo mis alitas rotas aunque no le pierdo la mirada a esos ojos azules que me enamoran. Dos sorbitos más, un cigarrito. Lo siento, soy débil ¡A la mierda!


Y nada más importa - Nothing matter else

Os recomiendo al que le interese después de oir la canción y sentir lo que le trasmite, que busque lo que dice la letra.

Dejo múltiples versiones, desde la original a las más variopintas... para todos los gustos.

Metallica

Ver el vídeo (Pulsa)

VideoDeg

Lucie Silvas

Ver el vídeo (Pulsa)

VideoDeg

Apocalyptica

Ver el vídeo (Pulsa)

VideoDeg

Gregorian

Ver el vídeo (Pulsa)

VideoDeg

Shakira

Ver el vídeo (Pulsa)

VideoDeg


Publicado por JsJFrog @ 0:33  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Descubre a Yungchen Lhamo, descubre la paz del Tibet... simple... disfruta.

Ver el vídeo (Pulsa)

VideoDeg

"Y miré su cuerpo por última vez intentando imprimir en mi memoria sus aristas. Sabía que no volvería a verla y necesitaba saber que en la batalla nocturna por conciliar el sueño podría contar, de nuevo, una a una sus curvas. Sólo soy un reflejo difuso que busca ser enfocado y poder dormir al fin"


Publicado por JsJFrog @ 17:37  | M?sica votar
Comentarios (0)  | Enviar