Un seis de junio, un día como otro cualquiera, un grupo de gente se reunió en un pub de Madrid con un objetivo común, hablar de sus proyectos en activo. Podría haber sido en un campo de golf, que según el imaginario popular es donde la gente suele cerrar negocios, hablar de proyectos y recaudar financiación, pero nosotros somos muy peculiares. Nos gustan los espacios cerrados con olor a cerveza, la gente apiñada para notar la vitalidad y el calor humano, ver a las cámaras de vídeo flotar por el ambiente y las luces de flash cortar la oscuridad entre un murmullo generalizado que algunos denominarían ruido y que nosotros sabemos que es emoción. Sí, somos peculiares y nos gusta reunirnos para hablar de nuestras WEBSERIES. Saber cómo lo hacen otros, sus problemas, sus inicios, sus ideas, la forma de mostrar el producto, de hacerlo visible, su inspiración y porque no, su forma de financiación, aunque esto no tuvo tanta importancia como la euforia vestida con algo de nerviosismo que se respiró en las intervenciones de presentación de los proyectos. Allí, ese día, conocimos a los Ángeles de Carla con su temática LGTB (gay, lésbico, transexual y bisexual) a Leví Star y su guitarra y a los chicos más malotes del barrio. Nos mostraron una guía para el entendimiento con fantasmas y que se puede vivir un sueño lúcido mientras una horda de militares alocados corrían de aquí para allá con zombis incluidos. Nos quedamos con las ganas de conocer a los rusos, aunque conocimos las vivencias reales de un policía en Estambul y Buenos Aires, reales sí, no como los “chapacafés” que no dieron con la premisa que de seríamos capaces de subir paredes verticales o borrarnos del plano vida, que con la que está cayendo puede ser una opción muy válida. También conocimos a Maia que, entre cerveza y cerveza, nos fue contando su búsqueda a toda costa de unos libros de suma importancia para ella, la creímos, al igual que cuando vino a darnos la mano Fausto, que todos pensábamos que estaba muerto y, lo cierto, es que estaba de parranda. También le creímos. Aún, exhaustos pero felices, conocimos a una pareja bien avenida que no dudaban en mostrar al público sus, digamos, desavenencias a parte de sus cuerpos desnudos y como se puede echar un polvo y no morir en el intento.
Todo esto ocurrió a partir de las 21:30 horas en el encuentro "Retweet Especial Webseries", en el pub "The Irish Rover" y presentado por Paula Hernández, quién fue dando paso a todas y cada uno de los proyectos siguientes:

"Los Ángeles de Carla, Levi Star, Malos, Becquer's Guide, Onironautas, Los Hijos de Mambrú, Perestroika (ausentes), Invisibles, La Supercafetera, Las Crónicas de Maia, Freaklances y Hasta que la Boda nos Separe"

Todos ellos, maravillosos productos, aunque yo diría más, honestos.
Ahora todo queda de vuestro lado, si vosotros, los que estáis delante de la pantalla: buscar, comparar, mirar, interesarse y si lo véis claro, colaborar en lo posible.
Y a nosotros: compartir experiencias más a menudo, colaborar entre nosotros, buscar un objetivo común, desarrollar un modelo válido para todos, etc., pero sobre todo, seguír con la ilusión y la emoción del principio, no desviarnos de lo verdaderamente importante, seguir generando contenidos para que al año que viene o cuando sea, no sean diez o doce proyectos los que veamos, sino más de mil.


Publicado por JsJFrog @ 19:05  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios