La vida es como un puzzle (umhhh de que me suena....). Al inicio viene perfectamente echo y pasada la mitad, hemos revuelto tanto las piezas que pasamos la otra mitad intentando volver a unirlas para tener el mágico cuadro del principio. Lo insólito de esta segunda mitad de la vida, es la cantidad de piezas que pensabas perdidas y que aparecen en tus bolsillos, un día tras otro.......

final 2

Hoy... he encontrado en mis bolsillos otra pieza de mi puzzle llamada Geles y unos poemas de Luis Cernuda. Ha sido un día emocionante.

No es el amor quien muere...

No es el amor quien muere,
Somos nosotros mismos.

Inocencia primera
Abolida en deseo,
Olvido de sí mismo en otro olvido,
Ramas entrelazadas,
¿Por qué vivir si desaparecéis un día?

Sólo vive quien mira
Siempre ante sí los ojos de su aurora,
Sólo vive quien besa
Aquel cuerpo de ángel que el amor levantara.

Fantasmas de la pena,
A lo lejos, los otros,
Los que ese amor perdieron,
Como un recuerdo en sueños,
Recorriendo las tumbas
Otro vacío estrechan.

Por allá van y gimen,
Muertos en pie, vidas tras de la piedra,
Golpeando la impotencia,
Arañando la sombra
Con inútil ternura.

No, no es el amor quien muere.
..........

Acordándome de un gran maestro unido a Luis Cernuda por el extremo de uno de sus poemas

Enrique Morente

Donde habite el olvido

Pulsa y difrútalo

Enlace directo para móvil

Música: Isidro Muñoz
Voz: Enrique Morente
Coro: Estrella Morente
Guitarra Electrica e Guitarra Sintetizada: Pat Metheny
Bateria: Tino di Geraldo
Bajo: Carles Benavent
Guitarra Española: Isidro Muñoz

El poema en la voz del propio autor: Luis Cernuda

Luis Cernuda (Poeta)
Donde habite el olvido

Pulsa y difrútalo

Enlace directo para móvil

Y uno más, "Donde habite el olvido" en la voz de un excelente músico

Javier Paxariño
Donde habite el olvido

Pulsa y difrútalo

Enlace directo para móvil

Para finalizar..... el poema

Donde habite el olvido

Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allá donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.


Tags: Luis Cernuda, Donde habite el olvido, No es el amor quien muere

Publicado por JsJFrog @ 14:27  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios