Pongamos que hablo de una tarde de otoño. Pongamos que me encuentro sentado a la mesa de una terraza de un bar plantada en el medio de un parque de eucaliptos. Pongamos que me encuentro acompañado de una mujer encantadora. Pongamos que tengo un café entre las manos mientras intentamos desvelar los misterios más escondidos, el uno del otro. Y en ese poner a más, ella espeta – y eso del blog, ¿para qué sirve? Supongamos que me quedo pensando un instante. Supongamos que no le encuentro respuesta a la pregunta después de tener uno durante más de cinco años. Supongamos que la encantadora mujer que me pregunta espera una respuesta. Supongamos que en la premura del momento pienso que mi blog no sirve para nada. Supongamos que le doy dos sorbos al café, todo por no llorar. Supongamos que me produce cierto alivio el saber que alguien cuestiona uno de mis valores más preciados. Y en ese suponer a más, me despido y continúo royendo la pregunta en busca de la respuesta. Un día, dos, tres…. Ya no es una cuestión mía con ella, sino yo conmigo mismo. Se cruza ante mis ojos, escrito en un “post” de un blog, algo sobre la Teoría de Juegos. Lo leo. Y justo en ese momento, al acabar lo escrito en dicho “post” y como intento de respuesta a la pregunta pendiente, escribo en la barra de un buscador de internet la dirección de mi blog. Cuando se abre buceo por los aproximadamente diez “post” escritos en el mes de enero. Me reencuentro con Zahara y su música (el leñador y la mujer América, canción que a la vez es un tráiler de un corto protagonizado por la propia Zahara y producido por NYSU Film). Por allí anda también la Orquesta Arab de Barcelona, la música de The Rigth On, el recordatorio a la muerte de la genial Etta James y la comparación del tema Red Hot tocado al violín por Vanessa Mae con una versión virtuosa realizada a guitarra eléctrica. Y si esto fuera poco, Sociedad Alkoholica habla en un tema de procrastinación (¿alguien sabe lo que es?) que se entrelaza con la filosofía Kaizen y me descubre a Keiji Haino y a Jaime Moreno que me ofrece todo un mundo de rock japonés introduciéndome en la senda del sonido japanoise. Y en busca de rarezas aparecen temas de Nik Bärtsch’s Ronin y comienzo a hablar de Etno Jazz, de la artista revelación Lana del Rey y su tema Video Game y como no puede faltar algo de literatura, la calidad la pone Iris Murdoch y su libro el Príncipe Negro, casi seiscientas páginas de puro deleite. Y más allá de la búsqueda, aparecen temas de fusión “zen-funk-jazz” y Nina Simone canta que ella no tiene nada de nada en esta vida, pero lo que valora es que se tiene a ella misma. ¿Quién soy yo para dudarlo? Y paso a paso, escrito a escrito, valoro y pienso - es cierto, mi blog no sirve para mucho, pero con sólo una persona que, al igual que yo, haya encontrado su Teoría de Juegos, me basta. Lástima que no se lo pude decir a ella.


Publicado por JsJFrog @ 16:38  | Escritura votar
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios

Me encanta y ojalá este blog llegase a mucha gente. No dejes de deleitarnos con tus aportaciones. Valdueza

Publicado por Invitado
Viernes, 19 de octubre de 2012 | 10:12