¡Aceptó!

Anotado como una condena, tres años y un día. Necesito tener anotado todo lo que me produce placer, y mirarla, me lo producía. Tres años y un día han pasado desde que vi sus ojos por primera vez y decidí que algún día se tornaría en alegría lo que ahora reflejaba tristeza, y lo anoté: tiene unos hipnóticos ojos negros, grandes y redondos, un poco tristes pero llenos de ternura. También anoté algo sobre su pelo, su preciosa sonrisa y que me había enamorado.

Pasó el tiempo y las anotaciones: llamarla, ir al cine (tachada), cena romántica (tachada), tomar un café. 17:30. Amanda Café.

Volver a ver sus ojos me dejó sin respiración, anoté. Ha venido con un precioso vestido negro que dejaba una ventana abierta a la imaginación en forma de interminable escote. ¡Cómo me hubiese gustado decirle lo hermosa que era!, pero lo anoté.

Más y más anotaciones fueron llenando el cuaderno. Peticiones de encuentro cuyo final era ser atravesadas por un vulgar trazo fino, quedando así, en el fracaso (tachadas). 18:00 h. Amanda Café.

¡Dios esos ojos!, abría las anotaciones de ese instante. Cada día estoy más enamorado y había decidido acompañarla al metro con la intención de robarle un beso, el método era infalible, pero no encontré las palabras y fue ella quién se llevo un trozo de mi corazón, el más grande. Cobarde decepcionado consigo mismo busca ser sacrificado por estúpido, aparecida subrayado y metido en un recuadro de trazo grueso. Aparecía anotado.

Tres años y un día. Enorme condena para un ser enamorado. ¡Aceptó!. 21:00 horas. Cena romántica en su casa, era la primera anotación de hoy y que acababa de escribir. La resalté con un rotulador fluorescente de color naranja y adorné con un corazón dibujado con un bolígrafo azul. Nervioso, busqué entre las páginas de mi cuaderno que decirle, sobre que hablar, ese diálogo perfecto de amor que seguro, en algún momento, había anotado. Necesitaba evitar fijarme en sus grandes ojos, demoledores, que hacían hervir mi sangre de placer por dentro y congelarme por fuera. En una página había, pegada con celofán, una servilleta con el logotipo de Amanda Café. En ella había escrito:Aquí está este soldado …. que te ama, …….. Que quiere sentir tus brazos alrededor suyo, que quiere llevarse el recuerdo de tus besos a la batalla con él. No te preocupes por amarme. Eres una mujer que envía un soldado a la muerte con un hermoso recuerdo. ……., bésame.”, y subrayado aparecía: “LQVSL”, diálogo para conseguir un beso robado.

Gracias porque tu negativa es mi inspiración

Sigo explorando en los sonidos que impulsan mis sentimientos y pensamientos en soledad, llenándome de magia e ideas.

Dank
Blow me

Pulsa y difrútalo

(cLiCk en la foto)

Enlace directo para móvil

Reproducir en el Blog


Tags: DnB, Dank, Blow me

Publicado por JsJFrog @ 16:30  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios