Ha venido a vivir conmigo la niña Sole. Preciosa mujer de ojos azules inundados de dulzura y acompañados por unas piernas rotundas y un escote infinito. Lleva seis meses en casa y gracias a que el gélido invierno o ciclogénesis maldita ha tocado a las puertas de la Tierra, he podido darme cuenta del detalle de su nariz. Sólo y en exclusiva, una vez que las temperaturas se desploman, la punta de su nariz se pone colorada. Únicamente la punta. No puedo dejar de acordarme de mi madre y sus figuras de porcelana cubiertas con no se qué sustancia extraña que cambiaba de color en función de la temperatura y de si iba a llover o no. ¿Quién no ha tenido una madre con sus figuras termo e hidrosensibles colocadas en los estantes del armario del salón a la espera de que varíe la temperatura o caiga un chaparrón? Preciosa y graciosa niña Sole. Aunque su belleza, su dulzura y su personalidad no hacen que me olvide de lo que quería contarte. Sí, acércate sigilosamente al monitor, pega la oreja y escucha lo que te voy a susurrar, tengo cerca a la niña Sole y no quiero que se entere.

Desde que vino, hace seis meses como ya he dicho, soy incapaz de descansar una noche del tirón. El dormir se ha convertido en un viaje en tren con una parada prefijada a las 3:45 horas de la madrugada, cuando me despierto y salgo a estirar las piernas. En el momento en que bajo al andén, me encuentro con ese escote infinito y esos ojos demoledores. La niña Sole. Se coge a mi cuello, me acaricia la mejilla donde sensualmente tatúa sus labios y me susurra palabras que derriten mi sesera. Y lo cierto, es que no soy consciente del despertar, lo que me hace dudar si sufro un despertar o me despierto dentro del sueño, y eso, me aterroriza mucho más. Sospecho que la niña Sole me tiene hechizado con algún conjuro que solo ella sabe romper, sino, ¿por qué ocurre esto desde que ella llegó y por qué aparece en el andén, tan sensual, una y otra vez y de forma imposible de saber si es realidad o sueño? Pienso, que si es cierto que estoy hechizado, tendré que quemar a la niña Sole en la chimenea para romper el hechizo, bueno mejor dicho, quemarla en la estufa catalítica que no están los tiempos para chimeneas. Pero, “ains”, esos grandes ojos azules, chispeantes, y, ese escote infinito. Prefiero, a la incineración, seguir comprando el abono transporte para poder tomar el tren a las 23:00 horas con destino a la mañana siguiente y hechizado o no, parar a estirar las piernas mientras dejo volar mi imaginación.

Buen momento para presentar dos maravillas; Djivan Gasparyan, genial músico armenio que ha trabajado con cientos de buenos músicos, solo hay que darse una vuelta por internet, y, el Duduk; instrumento de viendo de doble lengüeta magistralmente tocado por Djivan. El Duduk es, en sí, una familia de instrumentos, y entre ellos se encuentra el Duduk Armenio, cuyo nombre (dziranapogh) significa literalmente "hueso de albaricoque" en armenio.

Djivan Gasparyan y Alicia Keys

Eshkhemed
Womans Worth
Pulsa y difrútalo
Pulsa y difrútalo
(cLiCk en la foto)
(cLiCk en la foto)
Enlace directo para móvil
Enlace directo para móvil
Reproducir en el Blog
Reproducir en el Blog

Tags: Djivan Gasparyan, Alicia Keys, Duduk, Música armenia

Publicado por JsJFrog @ 11:16  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios