Busqué, escudriñé, indagué, inquirí, exploré, incluso, husmeé para hallar una explicación. Lo único que encontré fue la silueta de dos árboles como paradoja. Uno altivo, frondoso, de grandes hojas verdes soportadas por anchas ramas, humilde. El otro caduco, decadente, tristemente peladas sus ramas, soberbio.  Ambos separados en su soledad por una franja de tierra labrada a reventar de vida en compañía.  Así, mi existencia se conforma con pequeñas astillas de soberbia y humildad, de soledad y compañía, de búsquedas sin solución, porque al dar explicaciones se me olvida vivir.

Ufff. Se fué.
¡¡Qué Belleza!!
¡¡Qué Voz!! 

--

Deanna Durbin
"Begin the Beguine"
Pulsa y difrútalo
(cLiCk en la foto)
Enlace directo para móvil
Reproducir en el Blog

Tags: Deanna Durbin, Begin the Beguine

Publicado por JsJFrog @ 15:09  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios