Intento domesticar el caballo que me bambolea arriba y abajo. Es lo que tiene el vivir feliz oculto en la tristeza esperando amargamente el momento dulce de desmontar, dejar las riendas sueltas y volver a tener la capacidad de estrechar el infinito entre mis brazos. Seres infinitos, cosas infinitas; mundos infinitos e infinitesimales. Grandes espacios formados por gestos diminutos que aun escondidos entre la insignificancia, desprenden un gran valor. Pago sin contrariedad el gusto de transmutar mi cuerpo en polilla viajera hacia un norte resurgido donde la luz que emana de esos ínfimos guiños esté representada en el abrazo enloquecido por un trabajo bien realizado. Abrazo dado en compañía de una sonrisa de niño picaruelo que sabe transgredido el límite pero que en ello reside la sabiduría de ese momento aprehendido. Me observo mirando sus caras y siento el agrado de reconocerme en ellos, infinitos mártires desconocidos, arrojados de un paraíso mediático donde el valor de las pequeñas cosas es irrisorio porque se olvidaron de lo verdadero para dar paso a lo efímero y olvidable. La carroña siempre tendrá un lugar a la mesa, aunque el hedor sea infinito.

Descubriendo
un guitarrista Armenio-Iraní
Mundo Global e Infinito 
"Cartas de amor" de Armik 
álbum "Malaga

--

Armik
"Cartas de amor"
Pulsa y difrútalo
(cLiCk en la foto)
Enlace directo para móvil
Reproducir en el Blog

Tags: Armik, Cartas de amor, Malaga

Publicado por JsJFrog @ 10:32  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios