Limpiando y en la inopia de las ideas. Plumero a derecha, bayeta a izquierda, limpiacristales, algo para los muebles que huele de maravilla y una cervecita. ¡Coño!, un diario mío, allí, en la estantería de los legajos perdidos. Abandono a su suerte el plumero, la bayeta, el limpiacristales y algo que huele bien, para quedarme en las manos con la cerveza y el diario. Cómo seduce mi ego la idea de abrir unas páginas al azahar. Sentado con las piernas cruzadas en la hamaca de la habitación de lo olvidado, sobre una pañoleta negra de tortugas, dinosaurio del pasado, me dispongo a satisfacer mi curiosidad. Escrito un día cualquiera de mayo de 2003, leo:

Almas gemelas, destino. Intento entender el destino como una forma de encuentro con mi alma gemela e intento entender el significado de alma gemela. Renuncio a seguir reflexionando sobre el destino para quedarme con la idea machacante de la existencia de una alma gemela. Paparruchas. ¡Ja, ja, ja!

Vaya, ya en el 2003 estaba loco y sin saberlo. Eran tiempos de creerse dios, antes de saber que fui terrenal y odioso, ahora solo odioso. Descruzo las piernas y relajo la postura. Abro el diario por otra página, junio de 2003, un día de.

Enigma. Gato de Cheshire. Ahora lo veo, ahora no. Me sonríe con sus ojos grandes, azules profundo negro con anillo de vida en gris. Confianza resquebrajada en un inicio extraño, gatuno, aunque con un residuo dulce. Un antes y un después, ahora lo veo, ahora no. Inquietud que se convirtió en temblor, en alud de acontecimientos, ahora perdidos en el imaginario, en la creencia en la existencia de una alma gemela en la oscuridad de un primer abrazo y un primer beso con sabor a noche, turbulento, gatuno. No sé de destinos. No sé de almas gemelas. No me importa vivir en la ignorancia. Un gato entró por la ventana aprovechando que la dejé abierta.

¡Uff!, qué calambrazo, qué recuerdo. Hubo un día en el que estuve al lado de alguien y fui capaz de sentir su energía entrando en lo más profundo de mi alma en forma de un abrazo infinito en el tiempo y el latir de su corazón acompasado con mis pensamientos mientras sus ojos hirientes de belleza reflejaban lo que veía y lo que no. ¿Almas gemelas? ¡Ja, ja, ja! Lo dejo para otra entrada del diario.

Lo siento, no soy yo, 
es mi cabeza
y su vida autónoma….
Song 2" de Blur 
en directo

--

Blur
"Song 2"
Pulsa y difrútalo
(cLiCk en la foto)
Enlace directo para móvil
Reproducir en el Blog

Tags: Blur, Song 2

Publicado por JsJFrog @ 12:58  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios