“Estoy dándole vueltas en mi cabeza, cual lavadora en fase de centrifugado, a la idea del por qué de la crisis. Partiendo de una base muy real y es que me importa bastante poco el origen, el desarrollo, el final y los supuestos efectos colaterales, me resulta increíble que toda visión sobre el problema derive en una vertiente económica, que es evidente que existe, pero no creo que sea condición suficiente. Desde tiempo remotos, al llegar de las vacaciones y volver a ver a las personas o no, que pueblan esto que llamamos lugares de trabajo, me reafirmo en la base de que la economía no es condición suficiente. Durante años y más acentuado en los últimos veinte, aproximadamente, se ha ido dando un factor determinante: la gente válida e inteligente, en resumen, valiosa para una empresa, ha ido desapareciendo. O bien han decidido dejarlo, o bien han decido vivir ocultos en la sombra, o bien, simplemente han dejado de ser inteligentes por la misma vía que se quedó preñada la Virgen María. Y es que los pusilánimes, los inútiles y los mamapollas se han hecho con los puestos de poder y lejos de intentar establecer un modelo productivo en condiciones, se han dedicado a montar un chiringuito de corrupción, mamoneo e inutilidad que obliga a las pobres mentes inteligentes y sensibles a desaparecer u ocultase por miedo a ser descubiertos y lapidados. Es mejor tener cerca una mente poco clara porque ya que cómo yo no la tengo, mejor, no se note mucho. Eslogan en las paredes mentales del 99% de los mandos, altos e intermedios. Y aprovecho para establecer un caso aún más delirante. Nunca toméis un puesto de trabajo donde vuestro jefe inmediato haya estado trabajando, paranoia absoluta. Es la guinda que colma el pastel. Se tirará media vida y parte de la reencarnación en cerdo, intentando enajenarte, ya que tendrá, a parte de sus corruptelas, malas prácticas y algún que otro paseo por los baños a que le soplen la nuca, dedicar parte del tiempo a evitar que se note que era, es y será un mal trabajador e indiferente a cualquier estándar de buenas prácticas, perfil de casi todos los mandos altos y medios de una empresa. En fin, la economía es importante pero no suficiente”

Me lo contó un trabajador el mismo día que fue despedido por bajo rendimiento. Ahora vive en un pueblo ocupado cuidando unas gallinas e intentado trocar su suerte, aunque eso, ya lo ha conseguido.


Publicado por JsJFrog @ 14:08  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar