Empecé mi andadura por el mundo siendo un soldado de la vida para terminar convertido en desertor. Subido a lomos de una duna de mi desierto te miro sin verte y me miras, ignorante, dejando pasar la ventisca de arena que ahoga la respiración. Grito alto, firme. ¿Alguien ha visto un desertor? Miro las calles llenas con el corazón vacio mientras camino sin destino, sin rumbo, con el dolor en el cuerpo, dejándome morir poco a poco en ausencia de sentimientos. Me gustaría llorar, pero lo olvidé. Me gustaría comerme el mundo, pero lo olvidé. Me gustarían tantas cosas que olvidé. A la mierda el escalafón, la ascensión al cielo de los elegidos y las medallas pinchadas sobre el pecho del desertor que soy, derramando la poca sangre que va quedando en el cuerpo de lo que un día fue un soldado.


Tags: Microrelato

Publicado por JsJFrog @ 7:53  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios