“¡Mátalo padre! Fueron las últimas palabras que pronunció antes de desplomarse de forma igual de insignificante que había sido su vida……”

Cerró el libro, agarró unas cuartillas en blanco, la pluma regalo del abuelo y bajó la luz del candil. Corriendo por encima de la mesa y saltando sobre el libro que acaba de leer, dragones con grandes llamaradas en sus fauces, hadas con tules de ensueño y enanos que volvían con sus cabezas cubiertas por las flores de unas freesias evitando el agua de luz. En uno de los esquinazos de la mesa, apoyada sobre el pie del candil en zona de penumbra, una hermosa diablesa de grandes ojos redondos pintados en un azul profundo. En sus manos un libro hecho con las hojas frescas de un árbol pipermint. Escrito en sus páginas, todo un tratado sobre gatos. Gatos de todos los colores, de todos los tamaños. Con ojos grandes y pequeños, rasgados o no, verdes, ámbar o grises. Temblaba, no podía evitar sentir el terror que los gatos le producían mientras metía su naricilla entre las hojas. No se imaginaba el hecho de tener al frente un grande y horondo minino. El tembleque cada vez era más fuerte y descoyuntaba su cuerpo poco a poco. Las extremidades se separaban del tronco, las manos de los brazos y los pies de las piernas. El cuello reblandecido tomaba vida propia y la cara se deformaba sin control. El libro cayó de las desaparecidas manos atrapando el anárquico cuerpo de la diablesa. No pudo aguantar más, con la pluma agarrada con una de sus manos y la cabeza reposando sobre las cuartillas, cerró los ojos poco a poco, con la mirada fija en el libro que cubría a la desaparecida diablesa y se durmió. Al alba se despertó, el candil estaba apagado y no había ni rastro de dragones, hadas o enanos. El libro de hojas de árbol de pipermint había desaparecido al igual que la diablesa. Sólo se veían unas pequeñas marcas que, partiendo próximas al candil, cruzaban la mesa pasando sobre las cuartillas de papel. Eran huellas de gato. 


Tags: ultimodia03

Publicado por JsJFrog @ 15:57  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios