True Detective

Ayer sintiendo la sexta entrega de True Detective, y digo sintiendo porque creo que es la mejor forma de ver una serie, todo yo era consciente de que me la iban a colar. Sabía que al final ocurriría, sabía que no iba a ser capaz de negarse y sabía cuál iba a ser el motivo de la acción. Llegado el momento, me la comí. Que inteligencia de guión (serie creada por Nic Pizzolatto para HBO), que diciéndome durante cinco episodios lo que va a ocurrir, ocurre y creeo que nunca he pensado en que podría ocurrir. La forma de contar es importante, pero el momento justo cuando lo cuentas… vital… Seguiré aprendiendo.


Tags: True Detective, Rust Cohle, Maggie Hart, Guión, Nic Pizzolatto, HBO

Publicado por JsJFrog @ 12:55  | Series votar
Comentarios (0)  | Enviar

Don Draper

Para los fans de Mad men (2007) quizás la frase que voy a citar no sea novedosa. Creo que todos le prestamos atención al momento en que Don Draper, en el primer episodio de la serie, se la soltó a la hija del dueño de una de las más exitosas tiendas de Nueva York. Yo, al menos en el mismo momento de oírla, tuve la sensación de que allí estaba ocurriendo algo especial:

"Lo que llamas amor fue inventado por tipos como yo para vender medias. Naces solo y mueres solo, y este mundo te tira un montón de reglas encima para que te olvides de esto. Pero yo nunca me olvido. Vivo como si no fuera a haber un mañana, porque no lo hay"

Esto me produjo una sensación fascinada, pero ambigua. Lo que me fascinó fue que por primera vez en una serie, se expresaba una idea tan filosófica. Lo ambiguo, en términos narrativos, era que un personaje fuera tan autoconsciente de sí mismo en 1960 en EEUU y con un concepto tan "posmoderno". Y que de repente un personaje expresara una idea así, impactaba. Aunque para compensar tal atrevimiento, su autor, Matthew Weiner, se permitió incluir un componente pragmático que le diera un toque más americano a ese pensamiento: "...fue inventado para vender medias".

Hoy cuando en una serie nueva como True detective,encontramos que uno de sus protagonistas, el Rust Cohle interpretado por Matthew McConaughey, ha hecho de la reflexión filosófica a ultranza su marca de personaje, nos podemos hasta preguntar dónde comenzó todo esto.

Los soprano

Yo creo que una señal importante sobre cómo introducir una cierta perspectiva crítica dentro de un formato de ficción popular, ya había sido ensayado por The Sopranos(donde Weiner también escribió).

Allí en distintos momentos se permitió que el argumento fuera permeable a reflexiones con respecto al género “películas sobre la mafia”. Ese ejercicio de trabajo con el género ocurrió mayormente dentro de la propia ficción, pero no impidió que los personajes fueran capaces de soltar pensamientos de corte crítico, más propio de especialistas que de matones.

Quentin Tarantino; Pulp Fiction

Aunque los mafiosos que disertan sobre la cultura popular ya habían sido avanzados porTarantino tanto enReservoir dogs como en Pulp fictiono en otras películas con guiones suyos comoNatural born killersde Oliver Stone yTrue romance deTony ScottMás allá de cualquier consideración específica, lo que estas ficciones nos decían era que los criminales también leían comics, y miraban sitcoms y películas de género.

De todas maneras, Tarantino no era una rareza en aquellos años, sino una evidencia de un cierto clima cultural.

La cinefilia fue uno de los vértices y subtextos más consistentes de la década de los 90, ya que muchos directores y guionistas buscaron echar una mirada al cine clásico y a las referencias. Se pusieron a diseccionar la cultura como parte de su trabajo creativo y ofrecieron, como parte de sus experimentos, un puñado de ficciones que bebían de los tropos y hasta de los tópicos de la cultura popular. Los traducían a su manera y al mismo tiempo se permitían hablar de ellos dentro de la ficción.

Esa actitud marcó un cierto zeitgeist de los 90 y, esos directores de entonces consiguieron que toda una generación contemporánea y naciente se plegara a estos ejercicios. Ese tarantinismo lo marcó todo. Y como suele suceder con estas oleadas de estilo, se puede pasar (y se pasa) del furor al hartazgo, a la depresión, a la disolución y, finalmente, a la nada.

Estoy convencido de que este momento cultural tuvo sus antecedentes por dos vías.

Una vía fue a través de la crítica y, la otra, a través de los cambios tecnológicos. Los años 80 estuvieron marcados por dos novedades muy importantes: el VHS y el cable. Ambos soportes fueron un boom para los contenidos al nivel que lo fue más tarde el DVD e Internet. Tanto el video como el cable permitieron acceder a una gran cantidad de contenidos a nivel popular que hasta entonces eran solo privilegio de cineclubes o de gente muy instalada en la industria.

De repente una cantidad indecible de clásicos estuvieron a disposición para ser vistos sin ningún problema. 
OK, había que alquilar una película o pagar la cuota del cable y que se programara, pero en aquellos años fue una forma de revolución cultural. Ya no tenías que leer sobre las películas lo que otros te contaban en algún libro: ahora podías verlas.

Cinefilia

Hoy, a 20 años de aquellaépoca cinéfila, se nos puede volver difusa la idea de qué papel cumplió este experimento cultural. Un experimento, creo yo, triunfante porque aún luego de su momento más glorioso, quedó impregnado en la cultura americana. Y este punto de posmodernidad integrada en la ficción se manifestó claramente enThe Sopranos, pero también en The X Filesen Six feet undery en series aún más de culto (hoy) como Gilmore girls Veronica MarsCasi podríamos decir que en gran parte el arranque de la nueva época dorada de las series estuvo fundada -todavía- por ese impulso cinéfilo de los 90.

Por eso el día en que Don Draper hizo su declaración pos-estructuralista sobre el amor, nos puso frente a frente con una gran paradoja: la de que un personaje, publicista de éxito, neoyorquino, tuviera este cuño de pensamiento crítico (y existencialista) de forma casi contemporánea al pensamiento crítico francés. 
Más aún si tomamos en cuenta que Don Draper no era un intelectual, no era alguien que hubiera salido de la universidad. Era apenas un advenedizo infiltrado en círculos de una clase más alta que la suya, al estilo del Bel ami de Maupassant.

Bel Ami - Maupassant

Vista desde esa perspectiva, la presencia de esa frase en la serie (desde el punto de vista de la verosimilitud), resulta más antinatural que cualquier comentario que un criminal italoamericano pudiera realizar sobre el género de las películas de mafia. 

Sin embargo, en diálogo directo con un espectador de 2014, esa misma frase nos confiere la idea de que detrás de esa afirmación hay un camino recorrido por la ficción y un camino posible para recorrer a través de ciertos personajes.

Esa afirmación tampoco era ajena a una manera afrancesada de contar las cosas en tanto y en cuanto la primera temporada deMad men, pudo ser vista como una novela romántica del S XIX pero aplicada a 1960. Un romanticismo enfocado al retrato social, donde el naturalismo no se entendía ya como una forma de representación sino como estilo literario.

En Mad men estaban presentes Bel ami Madame Bovary. Referentes ambos para hombres y mujeres, respectivamente. Todo pintado en un tono en general oscuro, con una mirada sobre el consumo de tabaco y alcohol, y sobre las formas de relacionarse las parejas en medio de un mundo machista y racista al que la serie recoloca en su justa perspectiva. En ese marcoliterariamente francés Don Draper era un personaje doblemente extraño y su reflexión (quizás vagamente contagiada por su amante beatnik), parecía remarcar esta sensación suya de ser un outsider y un acomplejado metafísico. 
Sin embargo, en temporadas posteriores este marco cambió por otro más reconocible, más típicamente americano.

Mad Men

Me imagino que esa fue la reacción obvia ante el éxito de público que vivió la serie. Para crecer tendrían que bajar los niveles de humo y nicotina, la cantidad de tragos, ganar más luz y hacer algo menos incisiva la crítica de costumbres. En pocas palabras, apostar más por el trabajo de trama, con menos divagaciones filosóficas y más pragmatismo. Algo que, de cualquier manera, es un rasgo más sencillo de encontrar en el mundo de la publicidad americana.

Así y todo, Mad men sólo ha variado el tono y la intensidad. Eligió concentrarse en el conflicto de las cosmovisiones masculinas y femeninas, que es lo que define su esencia, y en ello sigue. No lo único, por supuesto. Y a mí me gusta ver esta evolución en un sitio que es el que me permite observar cómo cambia una cultura en tiempo presente y cómo se abre a otras posibilidades.

True Detective

Si hoy miramos cómo True Detectivevuelve a poner sobre el tapete el discurso cínico / filosófico, podemos entender en gran parte de dónde viene eso. Que no es una anomalía y que no ha salido de la nada. Subyace, seguramente en ese comentario de Don Draper, en un momento no tan lejano cuando se tomó el atrevimiento de adelantarse a su tiempo y volverse "francés".

Fuente: Gustavo Palacios/Blog/Viernes 13 am


Tags: Cinefília, Mad Men, True Detective, Los Soprano, A dos metros bajo tierra, Gustavo Palacios, Series

Publicado por JsJFrog @ 8:55  | Series votar
Comentarios (0)  | Enviar

Agosto

Ayer, sobre mi butaca de 3,90 euros, fila catorce, número 1 y estupefacto tras una pequeña riña a cargo de unos presuntos aficionados al cine y que se empeñaron en mostrar en directo sus diferencias, rememoré algunos capítulos de mi etapa como estudiante; actor frente a la cámara. Sentado y viendo Agosto (August: Osage Country: dirigida por John Wells y escrita por Tracy Letts para teatro y adaptada para el cine por el propio escritor) recordé los muchos compañeros y compañeras que pasaron a través del ojo inquisidor de la lente y que a posteriori, en las revisiones del material grabado, sentían un enorme desasosiego por su imagen, para ser más exactos, la “belleza” de su imagen proyectada. Creo que, en ese preciso instante, habría que haber mostrado algunos cortes de Agosto, que sin entrar en detalles de si pudo ser mejor y se quedo corta, que si las actuaciones están muy exageradas y teatralizadas o que si la factura de la producción está más encaminada a los resultados que a la propia esencia del texto..., lejos de todas estas cuestiones que no entro porque no tengo el bagaje suficiente para defender una postura, mirar aquellos rostros donde se podía ver el respirar de los poros de la piel, ese pelo lamido, los ojos, la suciedad de las manos y las uñas, las manchas de aceite sobre la ropa, la inminente descomposición del ser humano, me hace entender cada día más donde está la verdadera “belleza” de la imagen de uno mismo como actor proyectada hacia el exterior previo paso por la cámara y reflexiono sobre si aquellas personas amaban realmente su trabajo o era un periodo más de narcisismo.


Tags: Agosto, Meryl Streep, Julia Roberts, John Wells, Tracy Letts, Premiso Óscar

Publicado por JsJFrog @ 11:23  | Cine votar
Comentarios (0)  | Enviar

Les Revenants

Aprovechando la entrada “In the flesh” que Gustavo (@GpalacGus) compartió con nosotros y aprovechando un fin de semana algo descargado, lo justo para poder ver el primer capítulo de la trilogía de dicha serie, degusté el hermoso recuerdo que me dejó la serie “Les Revenants” de Fabrice Gobert. Nada que decir sobre todo lo hablado y comentado alrededor de la serie de ocho capítulos que Gobert  creó para Canal + Francia y que entre otras cosas levantó ciertas ampollas por su desconcertante final donde se dejaban multitud de enigmas sin resolver con la finalidad de tener una puerta abierta a una segunda temporada. Luego vinieron las comparaciones con Twin Peaks y El Resplandor, imagino, derivado de las entrevistas donde Gobert hacía referencia a dichas producciones. A mí, en particular, no me disgustó el final. Será porque no me corroe el deseo de lo perfectamente empaquetado, envuelto y listo para regalo. Me inclino por dejar un cierto espacio, sobre todo cuando hablamos de una serie más bien de fantasía, a fantasear con la resolución a dichos enigmas, a todos aquellos cabos que quedaron sueltos y que originan un imaginario personal. Acostumbrados a las series donde los guiones pretenden mascar hasta la última palabra, la última acción e incluso los pensamientos más profundos, con el objetivo de que el mayor número de público se acerque al mando y pulse el canal de emisión para consumir sin mucho pensar, ya sabemos que el guapo quedará con la maciza, el malo será ajusticiado y los hijos triunfarán al cabo de los años debido a una perfecta y rígida educación fuera del devenir de la vida; ¡para qué pensar! Pues yo quiero pensar, quiero crearme mi imaginario personal y que difiera del resto, que me enfrente a cara de perro con mi colega y debatamos sobre dichos puntos oscuros, sobre lo que pudo ser y no fue o sobre lo que podrá ser en un futuro. Si “Lost” se permitió el lujo de acabar como acabó, ¿por qué “Les Revenants” no puede intentarlo? ¿Saldremos de dudas en 2014?, fecha propuesta para la segunda temporada. Yo de momento sigo pensando en lo no verbalizado en el guión. 


Tags: Les Revenants, Series, Canal + Francia, Fabrice Gobert, The Returned

Publicado por JsJFrog @ 14:02  | Series votar
Comentarios (0)  | Enviar

Dominic Mitchell

Dominic Mitchell; dramaturgo y guionista (In the Flesh - BBC3)

En el cosmos de la reflexión constructiva, el emisor suele perder un ligero enfoque empático respecto a los posibles receptores, dando por supuesto que el nivel cognitivo de éstos, en cuanto a la reflexión, es elevado. Nada más lejos de la realidad. En un mundo donde la información corre veloz por las venas de electrones y es olfateada, devorada, usada y, en la mayoría de los casos, tirada por la impresora, la reflexión necesita ser primaria y no de grado. Con ello quiero decir, en un lenguaje más asequible, que algunos receptores somos bastante ignorantes y de corto entender, aunque nos posee un enorme afán por aprehender y, desde esta postura más humilde, pedimos que la gente que se dedica a reflexionar en el cosmos de la nube etérea, aproxime a nosotros su información y haga una labor didáctica en un lenguaje cercano, sin perder de vista el rigor que ha dicha información se le supone.

PD: Gracias Gustavo (@GpalacGus) por acercarme cada día más a la realidad de la ficción.

Pitching

El término inglés pitch hace referencia a una presentación verbal (y visual, a veces) concisa de una idea para una película o serie de televisión, generalmente hecha por un guionista o director a un productor o ejecutivo del estudio, con la esperanza de atraer financiación de desarrollo para costear la escritura de un guion.

Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Pitch)

Relaccionado con el "post" de Gustavo Palacios

Fuente: Gustavo Palacios/Blog


Tags: Dominic Mitchell, Guionista, BBC, Series, In the Flesh, Gustavo Palacios

Publicado por JsJFrog @ 13:03  | Series votar
Comentarios (0)  | Enviar

In the flesh

Este post lo escribo para que no pase de largo una de las más interesantes "pequeñas" ficciones de la TV durante 2013.
Primero, para decir que su autor, Dominic Mitchell, es un graduado del BBC Writersroom (el cual oficia de cantera -no exclusiva- para los guionistas de las futuras series inglesas). A Mitchell le encomendaron una serie y él optó por una de zombies.
Habría que imaginarse el momento del pitching, ya que la ficción de los últimos años está plagada de muertos vivientes y, en el mundo de las series, está el referente de The walking dead, muy difícil de batir.

Mitchell habla en una entrevista sobre las referencias que tomó para escribir In the flesh. Esto es muy importante, ya que un trabajo fundamental del guionista es el que realiza sobre sus referencias.
Están las que se realizan a conciencia y las que surgen sin siquiera pensarlo. Pero este trabajo en su aspecto consciente es esencial. ¿Por qué?
Porque al hurgar en tus referentes para escribir un guión para una ficción nueva aparecen los desafíos prácticos. Quieres ser original y no quieres repetir viejas fórmulas. Pero en la memoria está la persistencia de todo lo que admiras, te ha penetrado honestamente durante décadas y es imposible que a la hora de crear una nueva ficción no se manifieste.
Este trabajo de elaboración sobre las referencias e influencias no es un tema menor. Es un proceso autoral sumamente maduro en el que el creador establece diálogos con un material antiguo o clásico, oculto u olvidado, y como resultado de ese trabajo alcanza una fórmula nueva.
En "In the flesh", a primera vista, está el universo zombie (muy de moda) y el éxito de "The walking dead"operando como referente (y como amenaza). ¿Cómo conseguir entonces la tan mentada vuelta de tuerca para que en tu guión pase algo diferente?


Mitchell nombra dos referencias que para él son las más cercanas a su proyecto: una película de los 70, "Dead of night", donde un veterano de Vietnam regresa convertido en zombi como respuesta a las plegarias de su madre, y "Pet Semátary" ("Cementerio de animales") de Stephen Kiing, donde los dueños de mascotas no se resignan a perder a sus animales más queridos, pero lo que regresa con "vida" no es lo que ellos alguna vez quisieron.
Pero la verdadera potencia de los dos referentes que cita Mitchell está en una matriz decisiva para que existan estas ficciones (y que al menos Stephen King la reconoce): el cuento "La pata de mono" de W.W. Jacobs.

En ese cuento unos padres piden tres deseos a una pata de mono. El primero es dinero, y lo reciben casi de inmediato... en la forma de una indemnización porque su hijo ha muerto atrapado en las maquinarias de la fábrica donde trabajaba. El segundo deseo, ante el dolor, piden que el hijo vuelva a vivir y el deseo se está cumpliendo. El hijo vuelve a casa. Pero el padre se da cuenta de que el hijo que está regresando será el amasijo sanguinolento que sacaron de los engranajes de la máquina que lo mató. El tercer deseo es... lean el cuento.


Así es que el gran reclamo del guión de In the flesh, más que en la idea de narrar otra historia "más" de zombies, está focalizada en narrar el fuerte deseo de las familias de que sus seres queridos (fallecidos) vuelvan a casa. Pero por supuesto no vuelven tal y como les gustaría recordarlos.
Este choque entre el "deseo" y lo que es en sí la realidad es el que proyecta en la historia toda su tensión dramática. Sin esa matriz que está en una familia que anhela el retorno de sus muertos, nada de esta historia funcionaría. Todo lo demás podría enriquecer el relato, pero es anecdótico.
El deseo está en todas las familias que han perdido a alguien. Lo está en la propia familia del protagonista, pero lo está todavía más en la familia del hombre que ama el protagonista y que ha muerto en Afghanistán. El padre de esa otra familia es el líder de los exterminadores de zombies. El que más los ve como una aberración. Y, sin embargo, su hijo muerto, también retorna. Él es quien menos puede ocultar esta realidad contra la que lucha y, sin embargo, la niega.

En la escritura, buena y orgánica escritura, todas las decisiones implican consecuencias directas.
Si Dominic Mitchell quiere su versión de "La pata de mono" con zombis, necesita un mundo de referencia en el cual existan familias que esperen ansiosamente la vuelta de sus hijos perdidos. El marco será una guerra civil de los vivos contra los muertos, pero sobre todo de los sectores más regresivos de la sociedad contra los muertos.

Mitchell ha echado un ojos sobre los últimos conflictos europeos donde las sociedades se dividen y se matan entre sí. Para los ingleses está el conflicto con Irlanda, pero la proyección más acabada de los conflictos nacionalistas son las guerras yugoeslavas. Serbios contra bosnios, croatas contra bosnios y viceversa. Serbios contra albanokosovares. En esas guerras (y posguerras) la idea de la aniquilación del enemigo estaban a la orden del día. El paisaje de In the flesh parece el de este tipo de posguerras yugoeslavas, de pueblos pequeños, de vecinos matándose entre sí.
In the flesh propone una mirada muy madura y crítica sobre el mundo en el que hoy vivimos, y también sobre el que podríamos vivir.


In the flash es un guión que a todas luces presenta una inversión de los supuestos de otras series. El heroísmo posapocalíptico de The Walking dead, o de Falling Skies, donde los resistentes son eminentemente nobles e inocentes y si se transforman en brutales asesinos es porque se ven obligados a matar o morir. Aún cuando cometan crímenes, no quedan manchados porque está todo justificado por la actitud del enemigo. Es, en gran parte, la lógica del western. Una lógica que resucita en los últimos años con la idea de las guerras justas.
Falso sería decir que viene desde después del 11 de septiembre. Viene desde mucho antes, pero la ficción estadounidense lo ha integrado a su punto de vista narrativo.
La escritura de In the flesh presenta un mundo más complejo donde todas las decisiones y actitudes son realmente insatisfactorias. Entendemos del sufrimiento de los otros, cualquiera sea el lado en el que lo están sufriendo. Y al final es esto lo que nos cuenta.
Pero en lugar de partir de este mundo y adjuntarle una anécdota que simplemente justifique la ficción que se va a narrar, Dominic Mitchell elige su matriz en un cuento "clásico" y es ese cuento clásico el que le va a dar todo el sustento a la creación.

Lejos de los fantasmas de plagios o copias, un buen trabajo sobre el universo de referencias es clave para un guionista. Ese trabajo es el que permitirá crear nuevas historias ajustadas con los tiempos actuales. Sin esa labor que presupone un ejercicio de investigación y crítica, es difícil que se consigan ideas originales de verdad.
La inspiración es parte del trabajo, pero hace falta desarrollarla y elaborarla para encontrar los mejores resultados.

Por Gustavo Palacios
Fuente: Gustavo Palacios/Blog


Tags: Gustavo Palacios, In the flesh, Guión, Guionista, Walking Dead, Series

Publicado por JsJFrog @ 18:57  | Series votar
Comentarios (0)  | Enviar

Nos vamos a México de la mano de la BajaWebFest 2014 (#BWF2014 / BajaWebFest/Facebook). Aún no está dicha la última palabra pero nosotros no perdemos la esperanza de ser seleccionados y para ello hemos mandado tres de los diez capítulos de nuestra serie para internet "MUTE" con sus correspondientes subtítulos en inglés para internacionalizar el producto y un poquito a nosotros mismos, ¡vaya, que nos gusta ser globales!

Allí, seguro que nos encontramos con muchos colegas. Suerte para todos ellos.

MUTE SERIES en:

Canal Youtube: >>--->

Listado en el canal: >>--->

Página web: >>--->

Facebook: >>--->

--

Baja Web Fest 2014
#BWF2014
Baja Web Fest - MUTE series
(cLiCk en la foto)
Enlace directo para móvil
Reproducir en el Blog

Tags: Baja Web Festival, Series, MUTE, Webserie, Serieweb, Cabezas Rodantes

Publicado por JsJFrog @ 12:11  | Series votar
Comentarios (0)  | Enviar

Hay días en los que me pregunto si no vivimos afectados por un Síndrome de Estocolmo televisivo constante y así nos conformamos con el "mal menor".

No sé, de verdad, qué es lo bueno de "El Príncipe". Que no sea peor o igual de malo que los últimos malos estrenos, no lo convierte siquiera en una ficción interesante. 

Salvo Coronado que hace gala de veteranía y buen oficio, el resto de los actores son papel pintado. Álex González no da la talla ni como jefe de policía ni como actor para este encargo. No es su sitio ahora. En diez años, quizás. Y a Rubén Cortada le faltan muchas tablas. 
Que son guapos y fotogénicos, OK, pero no son gente para sostener una ficción. Y hay actores guapos, con más talento, aunque estén menos de moda.

Las tramas trasladan un modelo costumbrista, estirado y romanticón en un marco atípico, Ceuta, pero el marco no se funde ni con la historia ni con los actores. Cada uno va por su lado. 

Y lo digo porque me parece genial que las ficciones tengan público para que técnicos, actores y guionistas tengan trabajo. Pero el éxito numérico no es sinónimo de logro ficcional. ¿Que es lo que hay? Sin duda. Pero tal y como está "lo que hay", la sensación es que seguimos girando sobre un mismo punto, y esto no hay dinero, público, guapos ni rating que lo solucione.

Por Gustavo Palacios
Fuente: Gustavo Palacios/Facebook

El Príncipe


Tags: El Príncipe, Series, Gustavo Palacios, José Coronado, Ficción TV

Publicado por JsJFrog @ 10:51  | Series votar
Comentarios (0)  | Enviar