Desde niño hasta ahora ya hombre, la frustración ha sido su carta de presentación. Frustración vital. Escondido toda una vida tras el gris de sus ropas, tras el gris de su vida, encontró por fin, su madriguera. Pulula por los ceros y unos, surfea por los canales de la información que no imagina, sino que comparte o bien se apropia hasta crear una imagen de superhéroe que todo niño frustrado ya hombre frustrado suele engendrar. Desde el anonimato cree en su papel de justiciero y reparte sabiduría sin la consciencia que es una sabiduría vacía, porque todo aquel gris casi negro que llega a soñar ser superhéroe y tiene una mandíbula de cristal para la crítica, está vacío y seguramente, frustrado. Y podría ponerme las alas para colocarme a su altura y bajar a los infiernos a fajarme, pero tres respiraciones profundas y la reciente enseñanza de Anne Sinclair, “Yo no ataco la porquería, la vomito”, hacen que no le regale ese gusto y con el simple gesto de uno de mis dedos le dé boleto para siempre. ¡Sayonara, baby! o mejor, ¡ さよならベイビー!


Tags: ultimodia03

Publicado por JsJFrog @ 9:52  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios