Los vi, de pié, mirando con escepticismo. Parecían no dar crédito a lo que se mostraba ante sus ojos. En el escaparate de una tienda de la calle W, colocada en un atril, una obra de arte. Él, según ella, se llamaba Fill y ella, según Fill, Empty. Los observé mientras hablaban desasosegados, con cierto acento extraño para el lugar donde nos encontrábamos. Fill llevaba la voz cantante. Entró en la tienda mientras Empty seguía mirando el escaparate y anotaba algo en una libreta. Al poco tiempo, Fill salió por la puerta con un tríptico en la mano. Agarró a Empty del brazo y la apartó del escaparate haciéndose ambos a un lado, muy juntitos a mí pero sin percatarse de mi presencia. Estaban muy nerviosos. Fill hablaba con sosiego y comentaba a Empty la certeza que en ese momento tenía de la existencia de muchos más y de la constatación de los efectos del viaje. Fill hablaba mientras Empty asentía y tomaba notas. Pude oírle hablar sobre  ataques epilépticos, delirios y alucinaciones, amputaciones de órganos y terribles habitáculos con pequeñas ventanas aunque con la oquedad justa para divisar la maravillosa luz que desprendía la noche. Entraron en un estado anómalo de excitación, sus movimientos eran parcialmente convulsos y sus rostros empezaron a reflejar una ligera desazón.

Tenemos que buscarle. Es vital que le encontremos – dijo Fill.

No me cabe la menor duda. Vital – replicó Empty – ¿Crees que sigue vivo? – preguntó.

Seguro. Él tiene la llave. Estaba claro en lo que hemos visto – Replicó Fill.

Empty saco algo del bolsillo que a primera vista parecía un garbanzo y se lo dio a Fill.

No hay más remedio – dijo Fill mientras ambos se dirigían hacia el escaparate de la tienda.

Con un movimiento cercano a un lanzador de béisbol arrojó el garbanzo hacia la luna del escaparate. En el momento del impacto una luz cegadora se hizo. No hubo ruido, no hubo fuego, sólo un haz de luz blanca entre el que podía divisarse las siluetas de Fill y Empty, de pie, mirando. En décimas de segundo el fogonazo se apagó, ellos habían desaparecido y sobre el atril se encontraba un cartel de vendido.


Tags: Ultimodia03, Van Gogh, Noche estrellada, Starry Night

Publicado por JsJFrog @ 11:53  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios