Con una tostada de tomate y aceite entre las manos acompañada de un café con leche al azúcar disuelto esperando encima de la mesa ser bebido, atraviesa de lado a lado de mi cerebro la noticia de que al  inminente sarao de la coronación no asistirán las ahora infantas. Como estoy viendo la primera temporada de House of Cards y mi red neuronal nunca entró a controlar mis fantasías, ellas siguen por libre, imagino una conversación de la pareja cuasi real de Felipe y Leticia donde ella propone que sus hermanas mejor que no, que bastante tienen con hacérselo mirar y que es hora del cambio. Él, simplemente rema en una máquina idealizada que jamás verá el agua mientras asiente. Se cruzan imágenes de Frank y Claire, unidos en el objetivo sin permitirse mostrar la debilidad del amor aunque como espectador sabes que la llama existe. En el amor y en la adversidad, en la frialdad del poder, unidos para siempre, hasta que la imputación de un juez y el exceso de juerga os separe. Ya no existen familias como las familias tan reales.

House of card


Publicado por JsJFrog @ 17:00  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios