Querida amiga, me apetece mucho contarte un secreto que ronda en el interior de uno de mis oídos; cómo vestir la vida.

No hace mucho tiempo coincidí en un café del centro con un personaje de cuento. Bajito, algo rechoncho, piernas y brazos orondos, los dedos de las manos robustos y con una larga barba canosa que dejaba entrever una escasa dentadura. Anotaba dos palabras en una libreta: Prêt-à-porter y Haute couture. Levanto la mirada hasta conectar conmigo y solícito me ofreció tomar asiento a su lado. Una vez asentado, me susurro al oído lentamente, dejando que las palabras llegasen al tímpano como olas que llegan a tierra firme un día de mar en calma:

El Prêt-à-porter de la vida, son esos momentos que se producen en serie y que están listos para ser vividos sin importancia. Pasajeros y delebles, tarados a veces y viciados en gran cantidad de ocasiones. Momentos vividos sin corazón y en manada, ausentes de todo individualismo que nos dejarán huella en nuestra cabeza.

En contra, la Haute couture son esos momentos, infinitos e intensos, producidos a medida para ser vividos acorde a tus hechuras, con las proporciones justas para evitar que la vida tire de aquí o de allá y haga rozaduras. Poderosos y vividos en intimidad controlada, dejarán huella en nuestro corazón.

Separó los labios de mi oído. Apuró su café, cerró la libreta y despidiéndose de la camarera, salió de establecimiento desapareciendo calle abajo.


Tags: ultimodia03

Publicado por JsJFrog @ 12:57  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios