Querida amiga #blaqbla:

Ayer en clase, durante el recreo, un chaval se acercó a contarme un cuento.

"Capetunita levantó la vista y vio al usurpador de su cuerpo. Aquel hombre tosco y mal humorado, con camisa de cuadros, canana en la cintura y escopeta al hombro. Nunca imaginó que sería ultrajada por Cazadonio. A lo lejos, Lobelo miraba atónito. Se oyó un estruendo. Lobelo fue incapaz de mover un músculo. Capetunia gritó. Sus ojos comenzaron a seguir la trayectoria que el cuerpo de Cazadonio describía al caer, y dejaba suspendido en el aire un rastro de sangre que manaba del boquete que había en su cabeza.

Por todos era conocida la pretensión del Lobelo por Capetunita. Su historia de amor viajó de boca en boca hasta llegar a oídos de Cazadonio. Su enojo fue descomunal, a tal punto llegó, que declaró la caza incondicional de Lobelo. Juró que su pellejo reposaría a los pies de la chimenea pétrea de su hogar. Busco, persiguió, engañó, robó y mató, día tras día. Su leyenda como predador se acrecentaba a medida que su bondad mermaba. Cazadonio siempre fue bondadoso, hasta ahora. Ante la imposibilidad de dar con Lobelo, la obsesión por Capetunita nublaba su sesera. Un día, inquieto y desasosegado, fue a hablar con la abuela de Capetunita. Con astucia, consiguió sonsacar algo de información, pero no tuvo la suficiente astucia como para engañar a Abuelarda.

Capetunita siempre busco felicidad.
Lobelo siempre busco comunicación.
Cazadonio siempre busco aniquilar.
Abuelarda encontró la solución."


Tags: Ultimodia03, Caperucita Roja, Cuentos, Y otros monstruos

Publicado por JsJFrog @ 12:32  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios