Dio un puñetazo y se levantó de la mesa con una violencia insólita. En la maniobra, la mesa, cayó sobre el suelo derramando el vaso de agua que aún, en la caída, temblaba. Miró sus manos, las mangas de la chaqueta, la solapa, las perneras del pantalón y las puntas de los zapatos que sobresalían del dobladillo. Con movimientos eléctricos, incontrolados, comenzó a rascarse la cabeza. Buscó en los bolsillos de la chaqueta, de los pantalones y de la camisa. Se arañó las vestiduras desde el torso a los tobillos. Se arrancó la chaqueta. Destrozó la camisa en un afán de despegarla del cuerpo. Volaron los zapatos. El pantalón de doscientos dólares de corte inglés, se convirtió en una sopa de jirones desparramados por el suelo flotando sobre el agua derramada. Al filo de la mesa volcada aparecieron los calcetines y sobre uno de ellos cayó, como una bomba, el calzoncillo. Escudriño bajo las uñas y en los orificios nasales. Hurgó en los oídos y en las axilas. No se salvó de la paranoia ni la entrepierna, ni el culo. Solo así, volviendo al origen, se dio cuenta que lo que buscaba nunca lo había tenido. 


Tags: Ultimodia03, Escenas, Escritura ficción, Escritura creativa

Publicado por JsJFrog @ 9:13  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios