Tolerante, ratón, espero poder meterle un tiro entre ceja y ceja por seguir insinuando que dos más dos no son cinco. Cargado de paciencia, polilla, ni lo permito ni lo apruebo. No pienso resistirme ni soportarlo. Mequetrefe de tres al cuarto, inerme para la matemática moderna y apático en el pensamiento infinito reducido a cero. Arden mis órganos por la supuesta diferencia, la calidez, la calidad y unos toques de inmunidad que jamás reconoceré, así arda en el infierno junto con mis órganos, ofrecidos en supremacía moral. Dos y dos son cinco, sí o sí. 


Tags: ultimodia03

Publicado por JsJFrog @ 13:40  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios