Corrí desesperado, con los brazos en alto, gritando – lo han capturado, lo han capturado, el Flautista de Hamelín ha sido capturado. El cazador de ratas de Hamelín está apresado. Al oír el griterío Jacob y Wilhelm salieron al paso y me placaron a la carrera. – Qué dices muchacho insensato, el Flautista, en este preciso instante se encuentra guiando a las masas de ratas hacia su final ya escrito. No lo sabían, no eran conscientes de que las ratas, evolucionadas a su tiempo, habían aprendido el noble arte de la escritura y ahora, a punta de pluma y tinta, eran capaces de manipular su destino. Y vaya si lo hicieron. Ajusticiaron al Flautista y quedándose con los derechos de la partitura de su flauta mágica, denunciando a Jacob y Wilhelm por trato indecoroso, falsedad en documento y unas cuantas habladurías más. Malditas ratas escribanas, cómo cambiaron el cuento.


Tags: ultimodia03, hermanos Grimm, Flautista, Hamelín

Publicado por JsJFrog @ 15:00  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios