Tengo una mariposa entre las manos y no sé cómo cuidarla. Al paso del tiempo, sus alas pierden tersura y color. No es un tema de alimentación, esa función vital está bajo control. Caminando por la rivera del río, bajo la aplastante primavera de mocos y astenia, pienso en que pueda deberse a la emoción. Creo que perdí, se lo llevo el río, esa inteligencia emocional necesaria para entender que no sólo basta con el fluir de agua, sino que hay que saber comprender y vivir con pasión en el interior de los remolinos, entre las moléculas de hidrógeno que un día enamoraron y amaron a las de oxígeno para formar la vida. Y vivo para escribir y escribo porque no encontré una forma mejor de vivir alejado de la dolorosa vida, donde las mariposas van desapareciendo.


Tags: ultimodia03, inteligencia emocional, mariposas

Publicado por JsJFrog @ 14:52  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios