Sus grandes ojos y su pelo suave lo delatan. Amigable. Gran comedor de las hojas verdes del rábano, sólo se deja ver al atardecer cuando aparece por las riberas de los ríos de Castilla y León para saciar su sed. Posee unos dientes pequeñitos lo que indica una nula agresividad que se contrarresta por una sensibilidad sonora exquisita. Cuenta con una sola oreja que abarca un radio de giro de 350 grados. El pelaje se encuentra tatuado por una serie de líneas horizontales a modo de pentagrama y se encuentra salpicado por decenas de manchas. La posición de los machos en la estructura jerárquica se determina por la cantidad de manchas que cubren su cuerpo. Cuentan los ancianos que sobre la piel del armós se puede leer música. Este hecho, les hace ser animales sensibles a ser cazados. Corre por algunos pueblos de Castilla y León la leyenda de que un músico muy famoso debe la mayoría de sus éxitos a la piel de estos animales, aunque la información es difícil de confirmar y el aludido siempre lo ha negado. 


Tags: #tuAnimalSoñado

Publicado por JsJFrog @ 10:17  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios