Era un individuo, que digo un individuo, una pareja de individuos, que digo una pareja de individuos, una familia, que digo una familia, una casa, que digo una casa, un barrio, que digo un barrio, una pueblo, que digo un pueblo, una ciudad, que digo una ciudad, una provincia, que digo una provincia, una nación. Sí, una nación nacida de la estupidez de cada individuo, que digo de cada individuo………….


Tags: jsjFrog, mucho calor

Publicado por JsJFrog @ 10:53  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Carraspeó, tomó el último trago de vino y se quedó petrificado mirando a través de la ventana como jugaba su nieta entre los cerezos del patio. Lucia había perdido a sus padres en un accidente de tráfico, pero a día de hoy tiene curada sus alitas rotas, dice repetidamente Evaristo, su abuelo.

Evaristo es un hombre rudo, forjado a sí mismo, capaz de colocar una trampa de lazo para cazar un conejo, un tejón o cualquier animal que en la trampa pueda caer. Campechano, echa de menos los tiempos que desollaba ratas de agua, las empalaba y ponía al fuego hasta que la carne estuviera bien hecha, pero no quemada que perdía todo el sabor. El campo es su concepto de vida.

Lucia, en el desayuno, habla con su abuelo de las cosas que se entera por las redes sociales. Es muy activa y le gusta, a pesar de su corta edad, estar al día. Evaristo gran parte de las veces no entiende o está en desacuerdo. Cómo es posible que exista un día de fiesta para los homosexuales – y esto lo saben las autoridades- dice. Lucia ríe e intenta explicarle que los tiempos cambian, las estructuras de familia cambian y los gustos cambian. Su abuelo vocifera, cierra los puños y golpea la mesa. Lucia sigue riendo e imagina a su abuelo dándose golpes en el pecho mientras ruge. Pues ya no te cuento la que se ha montado con la muerte del torero y una desafortunada carta de un maestro antitaurino. Ruge de nuevo Evaristo – malditos. Lucia entra en modo comprensión –abuelo, te gustan los toros, respetable, pero respeta a quién no le gustan. Lucia intenta hacer entender a su abuelo que no todo lo que se cuenta en estos chismes es verdad y que entrar al trapo delata un poco de ignorancia. Yo misma podría decir que no me gustan los homosexuales, lejos de mi pensamiento, e identificarme como un trampero loco que vive en medio del monte y le gustan las ratas de agua poco echas. Ruge de nuevo la fiera –pues si es todo mentira, ¿qué nos queda?-. Los cerezos abuelo.


Tags: redes sociales, anonimato

Publicado por JsJFrog @ 13:49  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Sentado en una silla de madera, de esas que tienen el asiento de escay, Alberto escuchaba al médico. Su madre le había llamado. Carlos intentaba descubrir la causa de los altibajos emocionales de Alberto dejando de lado la teoría absurda que Alberto le repetía una y otra vez. Carlos no entendía que Alberto hubiese decidido tarifar las emociones por tramos. Si soy energía pura, tengo derecho a tarifar por tramos.- le decía. Carlos llevaba un tiempo con la drástica decisión de internar a Alberto en un centro de reposo, pero su madre se oponía frontalmente. En un momento dado de la charla, mientras los rayos del sol atravesaban una ventana situada a la derecha de Alberto y Carlos se tomaba una limonada fresca que amablemente le había ofrecido la madre de Alberto, éste comenzó a farfullar, elevando cada vez más y más la voz. La mirada perdida indicaba que algo no iba bien y Carlos comenzó a inquietarse. El amor y la alegría en horas punta, con balance positivo y precios bajos, para todos los “monetas". ¡Genial! Algunos espumarajos salían disparados de su boca. Carlos se levantó y dirigió sus pasos hacia el teléfono. Alberto miraba al techo, al suelo, al techo, al suelo. Se frotaba las manos y se agarraba a sí mismo dejando caer su cabeza hacia delante. ¡Mierda negativa, suppurare pus, suppurare pus! De repente relajaba su rostro, miraba a su madre y con una voz muy afeminada le hablaba de tarifar la ira, la tristeza y el miedo a precios elevados, cuanto más elevados mejor, imposible de pagar, sólo por la estirpe de los necios. Madre, mírame, compromiso, cariño, dicha y orgullo. Ámame como soy. Y volvía a dejar caer su cabeza para al instante siguiente gritar: Madre, ódiame. Celos, agonía, dolor y desprecio. Carlos, mátame o déjame morir, por favor. Un gran río de lágrimas surcaba la cara de la madre de Alberto. Carlos desencajado, colgaba el teléfono y regresaba al lado del enfermo. La cogió delicadamente la mano mientras la madre de Carlos se apoyaba en el hombro de Alberto. Todo se calmó y así permaneció hasta que sonó el timbre de la puerta. Eran dos hombres de blanco, fuertes y de pocas palabras. No saludaron, no miraron a los ojos de la madre, ni del enfermo. Robóticos estrecharon la mano de Alberto y agarraron a Carlos por las axilas. Lo levantaron bruscamente y lo arrastraron hasta la puerta. En ese instante, Carlos miró a su madre y le dijo –soledad–, y se apagó para siempre. 


Tags: jsjFrog, emociones postivas, emociones negativas, emociones

Publicado por JsJFrog @ 10:34  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

6 de julio, buen día para el amor, sintiendo en lo más profundo como se rompe la columna, como se resquebraja el cuerpo atravesado por flechas o para ver lo bien que queda una diadema de flores en la cabeza. Buen día para nacer, ausente de destino e ignorante de relevancia y de la inspiración por venir. Buen día para recordar que te conocí en la lejanía, en cada unos de los pixel de la paleta de 16 millones de colores como un vano intento de concentrar lo sublime. Buen día para sentir que en un cielo pasado nació una estrella.


Tags: Frida Khalo

Publicado por JsJFrog @ 13:26  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Sus grandes ojos y su pelo suave lo delatan. Amigable. Gran comedor de las hojas verdes del rábano, sólo se deja ver al atardecer cuando aparece por las riberas de los ríos de Castilla y León para saciar su sed. Posee unos dientes pequeñitos lo que indica una nula agresividad que se contrarresta por una sensibilidad sonora exquisita. Cuenta con una sola oreja que abarca un radio de giro de 350 grados. El pelaje se encuentra tatuado por una serie de líneas horizontales a modo de pentagrama y se encuentra salpicado por decenas de manchas. La posición de los machos en la estructura jerárquica se determina por la cantidad de manchas que cubren su cuerpo. Cuentan los ancianos que sobre la piel del armós se puede leer música. Este hecho, les hace ser animales sensibles a ser cazados. Corre por algunos pueblos de Castilla y León la leyenda de que un músico muy famoso debe la mayoría de sus éxitos a la piel de estos animales, aunque la información es difícil de confirmar y el aludido siempre lo ha negado. 


Tags: #tuAnimalSoñado

Publicado por JsJFrog @ 10:17  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Con el pelo corto y rizado, pequeñas orejas de soplillo y una sonrisa grande, que digo grande, enorme, Lolo saltaba la valla de las escaleras del mercado entre una mezcla de olores a fruta podrida y pescado, recalentada por el tórrido calor del verano de 1977. Todos queríamos ser T.J. y subir al tejado, pero Lolo hacía méritos día a día. Saltar, rodar por el suelo, coger suspendido en el aire el palo que simulaba un arma que Suso le lanzaba desde el suelo, hacían de Lolo un verdadero Hombre de Harrelson. En el pensamiento oculto quedan las heridas, los raspones por todo el cuerpo y algún brazo roto. Aire concentrado con gotas de ignorancia que hacía imposible saber que S.W.A.T significa Special Weapons and Tactics, y que era el verdadero nombre de nuestra serie favorita. No podemos seguir esperando a que regresen los buenos tiempos pasados pero los podemos recordar.

(Inspirado por Julián Maeso)


Tags: jsjFrog, Julián Maeso, Los Hombres de Harrelson, S.W.A.T.

Publicado por JsJFrog @ 11:17  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar

Lo vi caer del cielo. Si no tenía suficientes problemas con la demencia senil de mi padre, antiguo legionario, ahora tenía a mis pies un Ángel. Su respiración errante, su amoratado cuerpo y sus maltrechas alas, no indican nada bueno. ¿Paracetamol o ibuprofeno? Llevo de ambos en el bolso. Por cierto, ¿puede ser un Ángel medicado? ¡Joder que día!, y me he dejado el móvil en el cajón de la mesilla, al lado del rosario y me va ha ser imposible llamar a emergencias. Menos mal que por lo menos no pierde sangre, sino sí tendríamos un problema, él y yo. Rebusco en el bolso y saco un café de esos de los que se calientan por agitación. Me preocupo muy mucho de girar el bote hasta que la marca del producto sea perfectamente visible, esto lo he visto en las series de televisión, eso sí, con disimulo. Arrodillada al lado del Ángel, agito el bote, lo abro y… ¿los Ángeles beben café? A partir de ahora, ángel con minúscula, alguien que no toma café no merece ser tratado con mayúscula. Allí, caído, incrustado en el negro asfalto un ángel me permite dejar volar mi imaginación. Por un momento me olvido de todo. Pero lo bueno tiene un principio y un final y me apremian a cortar la narración, mis jefes tienen que vender una serie de productos y me obligan a que os comente que las galletas tostarancias ahora vienen impresas por una de sus caras con ángeles caídos, por cortesía del Vaticano. Esto también lo he visto en las series de televisión.


Tags: jsjfrog, guión, inicio

Publicado por JsJFrog @ 11:22  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar