Soy demasiado joven como para vivir la ansiedad de perder a mis padres y demasiado viejo para saber que eso ocurrirá. Y al rondar de los temores por la cabeza, mi hija se cae del sillón al suelo y su desconsolado llanto me recuerda que la vida sigue hoy, instante a instante, caída a caída. 


Tags: padre primerizo, píldoras

Publicado por JsJFrog @ 10:45  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios