Cientos de medios radiofónicos, decenas de canales de televisión, algunos periódicos supervivientes, muchas redes sociales y un murmullo de gente variada alrededor. Nunca se sintió más sola. Un momento para elucubrar cual es el camino. Camino diseccionado con la precisión de un cirujano cardiaco. Senda que transporta su cuerpo hasta llegar frente a un escaparate. Mira, en el silencio, incrédula, la pantalla de un televisor de plasma, la preferida de Dios. Mira lo que se anuncia como guerra de gallos. Personajes que tirando de arte, rima, ritmo e imaginación, se baten en duelo sin espadas pero con afilada lengua. No aguanta las nauseas. Con epicentro en el estómago, las réplicas brotan a cada latido más juntas y a cada espasmo más virulentas. Espasmos producidos al intentar entender cómo es posible que una actividad residual, pura, se realice delante de grandes carteles publicitarios, los promotores. Empieza la guerra entre su cielo y su infierno en forma de palabras vomitadas. Palabras a favor y en contra. Dicotomía. Palabras que por manidas permanecen desactivadas. Minas latentes que organizan el miedo real pero sin efecto en lo onírico. ¿Quién muere de amor? El plasma te lo dice. ¿Quién muere por el primer beso? El plasma te lo dice. ¿Quién es la más bella? El plasma te lo dice. Vive y muere. El plasma te dice cómo. El plasma de Dios. 


Tags: jsjFrog, Aburrimiento

Publicado por JsJFrog @ 14:03  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios