Hola Blanca, te escribo pasados cuatrocientos veintinueve días para saber de ti, de cómo te va, de la sensación de descanso que sobre tu cuerpo aflora pasado el tiempo sin ser taladrada o arañada por legiones de hormigas cargadas de ideas, pensamientos efímeros e intrascendentes. Y pueden parecer muy pesados para unos seres tan diminutos, pero no. Algunos tipos de heminópteros son capaces de levantar cien veces más de su peso, equivalente a que un ser humano levantase con la boca ocho toneladas. Reflexivo. El tamaño importa. Cuanto más pequeña la hormiga, mejor relación masa-fuerza se le otorga. Cuanto más pequeño el pensamiento, cuanto más ínfimo, más fuerza de expresión. Una explosión de ocho toneladas, un mínimo Megatón para una mínima idea que puede llegar a ser un trueno nuclear. Es hora de activar la carga, de llamar a las hordas de hormigas para que, poco a poco, gramo a gramo, exploten sobre tu espalda, Blanca. Ahora, con fuerzas renovadas, podrá volver a contarme que se siente, necesito saber si valió la pena la moratoria nuclear.


Tags: JSJFrog

Publicado por JsJFrog @ 11:36  | Escritura votar
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios